Antiviral

No quiero ser viral.

Ni escribir para las masas.

No quiero que nada de lo que haga

se propague en espiral.

Sin saber cuál es el principio ni el final.

No quiero que mis letras se pierdan

en el vacío de la oscuridad.

Que con el paso de los días

sean sólo otros cientos de palabras

que nadie vuelve a recordar.

Pero tampoco aspiro a la eternidad.

Creo que hay un punto medio

entre lo efímero y la perpetuidad.

Me conformaría con saber

que un par de ojos supieran entender

lo que pongo en mis renglones

desde lo más íntimo de mi verdadero ser.

Jamás siquiera llegué nunca a pensar

en escribir para nadie

que no fuese otro que yo.

No soy artista.

Ni escritora.

No soy poeta.

Ni nada que se pueda calificar.

Y mucho menos pretendo ser viral.

Me gusta el anonimato

y la sombra que proyecta.

Me cobijo entre sus hojas

como el perro en el verano.

Quiero seguir sintiendo las punzadas

de cada una de las costuras

con las que zurzo mi alma y mis cuadernos.

Porque pienso que las letras son cuestión de calidad.

No de cantidad.

Y no por esto digo que las mías sean tal.

Aún espero encontrarme alguna vez

con una red que no atrape a ningún pez.

Cuando esté de moda el no estar de moda.

Que los vídeos más vistos proyecten valores y personas.

Y no imágenes hieráticas de mediocridad.

O que los acordes de los músicos

que puntean las cuerdas de la aurora

lleguen a todos los oídos de los que aman la música

tanto como lo hago yo.

Elijo los versos que se cuelan en tu vida.

Y la desmontan y la cambian cuando, sin querer,

te roban la sonrisa como ese flechazo inesperado

que te da un beso por la espalda y a traición.

Quiero encontrar en las palabras la cama

donde puedan descansar mis emociones.

Reposar la cabeza en el costado de un poema

y apagar la luz del cielo sin quedar en la penumbra.

Aplaudo sordamente a todas las personas

que crean sin crear.

Que lo único que tienen en su mente

al componer, al escribir o al dibujar,

es combinar el sonido de la risa con los latidos del amor.

Y compartir los esbozos de sus sentimientos

en un formato que muchos no saben entender.

Yo no busco el éxito.

Ni él me busca a mí.

Nunca he aspirado a nada más

que a ser feliz.

Y que esa felicidad sea siempre

mi leitmotiv.

Pero me da mucha pena, de verdad,

comprobar cada mañana

cómo los que esculpen en el espectro del sonido,

en las páginas de libros y en mil lienzos

las destrezas de su yo,

pasan cada vez más inadvertidos.

En un mundo que opta tantas veces por lo ordinario

y olvida que un “extra” puede ser no sólo un prefijo,

sino un adjetivo de la mala educación.

Si me das a elegir en qué bando quiero estar,

sin dudar un ápice te contestaré

que elijo agrandar las cuentas

de todos los que son antiviral.

Porque en sus pequeñas creaciones puedes descubrir

la belleza de un diamante sin pulir.

Toda la magia y todo aquello

que el ser humano ha buscado

durante milenios sin parar.

Que una persona te abra su interior,

sin censuras ni condición.

Aunque yo no sea capaz de inventar una palabra

que resuma en una sílaba

los anhelos más profundos de mi pobre corazón.

Y todavía diste mil edades de poder aportar

una molécula de arte al mundo de la creación.

©Registrado en Safe Creative Código #1608232137830

Por: María Eugenia Hernández Grande (España)

maruspleen.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s