Amor Escritores de Letras & Poesía Nostalgia Reflexiones Relatos Tintazul21 (República Dominicana) Tristeza

Olor a viejo

Todos los viejos huelen a algo. Los que vienen del pueblo tienen ese característico olorcito a talco Azura, tan peculiar, cargado y poco vendido en estos días. No imagino una mujer de antaño saliendo de su hogar sin una buena mota de polvo bajo los brazos y senos, ni a un hombre respetable sin cubrir de blanco su pecho y pies.

Otros huelen a tabaco, como si el tanto fumar les hubiera impregnado en la piel ese característico aroma propio de aquellos que, a la luz de la luna, se entretenían haciendo cuencas de humo en el aire, repasando quizá el ganado, los amores o los pesos que quedan para que alcancen hasta llegar a la quincena.

En la ciudad, los más humildes tienen un olor único y distinguible a priori, sin embargo, se me hace difícil adivinar qué puede ser. Es algo así como una mezcla de sudor, sol ardiente del Caribe, cansancio, café negro mañanero y alegría de vivir. A esos se les puede ver en los transportes públicos cargando grandes fundas o herramientas con la cabeza totalmente canuda.

Los de clase alta prefieren los perfumes fuertes para que aquellos que les cruzan por el lado puedan darse cuenta de su presencia inmediatamente. Pasar desapercibidos es algo que no pueden permitirse, ya que para ellos el mundo es un baile, un constante galanteo donde resaltar se convierte en la única manera de conseguir seguidores fieles y serviles que satisfagan el propio ego.

Hay un olor que me llama la atención en particular, profundo y triste como mar en invierno. Este sólo se encuentra en un espécimen que pocas veces se menciona porque causa pena, rabia e impotencia. Hablo de ese anciano que deambula por las aceras sin rumbo fijo, que pasa sucio y polvoriento, ese que está enfermo de mundo, y sin saberlo, ya está muerto en espíritu.

Esa fragancia también se encuentra en los envejecientes que están en los asilos, a esos que su familia se niega a ver, que son atendidos fríamente por enfermeras o monjas en espera de lo inevitable… Ese perfume particular… huele a olvido.

Por: Tintazul21 (República Dominicana)

palabrasdetodoynada.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook     twitter-icon-circle-logo     instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf     tumblr_256     social_youtube_63

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s