Dejarte marchar.

Me sonríes ligeramente.
No podrás llegar.
No entrarás en mí,
más allá de lo que yo te deje.
No sigas intentándolo,
acabarás rendido,
O arrastrándote cual gusano en un ataúd pútrido.
Nadie lo ha conseguido,
y tú,
no vas a ser menos.
Intentas acariciar el iris de mis ojos.
Vuelta a la lucha.
Mi cristalino es mi escudo,
deja de intentarlo,
te cansarás,
te agotarás,
te iré sumiendo en una ruin vida,
y no quiero.
A ti no.
Así que,
simplemente dejo de mirarte.
Dejo de consumirte.
Desvío mi mirada,
para simplemente,
dejarte,
marchar.

Por: Deva (España)

comoun8tumbado.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. blogcastizo dice:

    Es… me siento triste leyendo algo así, lo cual dice que debe ser bueno. Es arriesgado además, comprometido con lo que expones.

    Le gusta a 1 persona

  2. juanmaggiani dice:

    Me gustó mucho, felicidades.

    Le gusta a 2 personas

  3. César dice:

    La crudeza de la sinceridad… necesaria pero destructiva.
    Al final, siempre hay que volver a confiar…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s