Antipoesía

Se me olvidó cómo escribir poesía,
ya no sé ordenar las palabras
en extrañas estructuras inefables
con vanguardistas versos
que forman figuras dispares,
que recorren el papel
con un surco desordenado
dibujando siluetas propias de la rebeldía.

Tampoco recuerdo cómo escribir palabras obscenas
para enfatizar sentimientos cálidos
con un corazón de hielo,
no recuerdo haber escrito interjecciones sucias
que aviven el poema
como hace la hierba seca en la hoguera.

Tampoco recuerdo cómo expresar mi amor
en un pequeño aforismo,
en dos frases con un sutil juego de palabras
de autores lejanos en el tiempo
que ya han sido olvidados,
no recuerdo cómo buscar al anónimo
y sacarle de la inadvertencia
la autoría de una frase popular.

No recuerdo cuál era mi horario de escribir,
si debía escribir antes o después
de mirarme al espejo
y sentir cómo me estrangula
la más agria de las vergüenzas.

No me acuerdo si alguna vez,
siquiera, escribí poesía.
No recuerdo haber escrito poemas
que revolucionasen el mundo,
ni frases que pasasen a la historia,
ni recuerdo haber escrito para gustar
en vez de para expresarme.

Simplemente tengo en mis manos
una realidad deforme
que mi desasosegada mente
quiere no creer que un día fue pasado.

Recuerdo solamente haber escrito
en los peores lugares y momentos,
haber desobedecido a los costumbrismos
que me dictarían cuándo escribir,
ser libre en mis versos
y ser yo el que decidía
cómo reducir un sentimiento
en estrofas de arquitectura.

Recuerdo haber buscado la belleza en las palabras,
plasmar la cultura en mis letras,
formar metáforas ávidas
mirando al poema como la simetría
de una espada carnívora de azahar,
mirando al poema como el yugo
que amenaza tormenta en una semilla.

Quizá nunca he escrito poesía,
solo he sido otro gorrión de canto ácido;
una oruga que, escondida bajo el cielo,
ha sido capaz de ver más a fondo
que las mariposas que vuelan
ignorando la profundidad de la palabra.

Nunca escribí poesía y nunca la he escrito,
siempre seré el poeta frío, lúgubre e inquieto como un huracán de lava
que se esconde en un hormiguero
de pensamientos incandescentes
que en hilera van construyendo
los inexorables versos de mis poemas;
siempre seré yo mismo,
la antipoesía.

Por: Jesús Pacheco Pérez (España)

instagram.com/jesuspachecoperez


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Hache dice:

    Reblogueó esto en Hache escribe.y comentado:
    Pude sentirme identificado, en ese amor y odio.
    En ese vaiven de palabras y reflexiones.
    De tiempo invertido en la observación
    Luego de la posesión de la tinta y el papel.

    Le gusta a 1 persona

    1. jesusmiguelpachecoperez dice:

      Claro, muchísimas gracias.

      Me gusta

  2. Daxiel dice:

    A eso llamo revelación, intenso escrito vulnerando los estadios frágiles de un cerebro, muy bueno

    Le gusta a 1 persona

    1. jesusmiguelpachecoperez dice:

      Muchísimas gracias.❤

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s