La atracción no entiende de vida si no es a través de la química

Sonaron los reproches, las alarmas antirrobo, las libertades encarceladas, las risas desquiciadas, los gritos silenciados… y es que,
quién esté libre de (des)amores

que tire la primera lágrima.

Entonces, tú tiraste la primera lágrima y yo, en cambio, te hablé de co(n)razones como aquel que decía ser un experto físico por creer entender esa adherencia de la que muchos hablan y pocos viven. Sin embargo, él no tuvo en cuenta, que la atracción no entiende de vida si no es a través de la química. Te seguí hablando de los besos de solsticio, esos que ocurren solo una vez al año y que, pese a que puedes notar la distancia entre su ritmo cardiaco y tu piel, puedes oler ese aroma que te hace sentir como en casa. Y sí, te podía seguir hablando hasta hacerte preso de mi libertad, pero preferí darte alas y hablarte de las huellas que dejó tras mis pisadas, de los pactos debajo de la manta y de esa manera tan mía, tan suya, tan nuestra de conjugar todas las formas posibles que acaban en arte… Besarte, amarte, acariciarte, abrazarte, sanarte, soñarte…
Y sí, también olvidarte.

Quizás ya estabas sintiendo una quemazón. Venía la parte dura, o quizás no. Así que hablemos de eso, de olvidarle, como quien olvida que antes tenía un brazo donde ahora tiene un muñón; como quien pierde su sano juicio y busca un abogado; como el ludópata que cambia la ruleta por la vida; en fin, como quien redirecciona el querer al resto para hacerlo al verse reflejada en un espejo.

Al fin de cuentas, de facturas y, en general, de dudas, siempre has sido ese valiente superhéroe sin importar cuán estaba tu escudo de jodido. Encendiste las antinieblas pensando que espantarías a los fantasmas más oscuros de tu pasado que, en su día, pusieron boca abajo tu universo entero. Fuiste aquello que todos esperaban de ti, un chico con apariencia de roble que antes de derramar una lágrima prefería ver su vida desvanecerse. Sin embargo, ahora, ahí estabas, dejando que tus lágrimas bailasen por tus mejillas en busca del cobijo de tus labios. Llegados a ese momento, creí oportuno hablarte como lo que somos: humanos y, entonces, fue cuando entendió la valentía de admitir que los (des)amores nos matan y nos dan vida.

Por: Estela Tarrazona (España)

lachicadelcarmin.blogspot.com.es


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s