De Argentina a donde solíamos gritar

«¿Dónde quieres ir? Di un lugar y te llevo.»

«A Argentina.»

«Me refería a algo posible… pero me gusta que hayas dicho Argentina.»

Pasados unos meses el viaje a Argentina se había quedado en el olvido, convirtiéndose más bien en el viaje a ninguna parte; y aquella conversación de madrugada más bien parecía una fantasía que una realidad. Pero yo sigo recordándola muy a menudo, puede que muchas más veces de las que sería conveniente para mi equilibrio emocional. Y en días como hoy, resaca sentimental instalada en mi interior (del tipo de las que desorientan mi vida y mis deseos, de las que son excesivas y me hacen divagar) con más fuerza si cabe. Las dudas de mis pensamientos, esas preguntas sin respuestas se agolpan en mi cabeza; son espejismos de tu recuerdo. Y es que no es bueno pensar con resaca, porque en el fondo no se piensa con claridad, aunque yo quiera creer que sí lo hago.

«Es extraño, he tenido que contar que me había sucedido algo extraordinario porque te había conocido.»

Y voy de Madness a The Stone Roses; de Martín (Hache) a Doce hombres sin piedad; de Argentina a Allí donde solíamos gritar. De ver tu imagen en mi cabeza con una nitidez que asusta a no poder recordar el perfil de tu nariz. De seguir amándote a odiarte en un momento de una manera rabiosa. Y me pregunto, me vuelvo a preguntar, y por si acaso lo hago una tercera vez, por qué sigo aún evocándote, por qué, por qué. Y no hallo respuesta cuerda y me toca asumir, sin más, que aquéllo que ha sido un hito en nuestras vidas, que hemos amado con locura, que perdimos sin darnos cuenta, es lo que más desearemos recuperar siempre; y siempre llevaremos un recuerdo suyo en nuestro corazón, porque nos han dejado huella.

Y no hay más. El viaje seguirá suspendido por tiempo indefinido. Hasta que el destino vuelva a ponernos en el mismo camino. O, más probablemente, hasta que volvamos a encontrarnos con otro cuerpo que contenga esa misma esencia que buscamos.

«¿Cuándo es amor?»

«Cuando sientes mariposas… y aún así cuando se acaba te preguntas si las sentiste alguna vez.»

 

©Registrado en Safe Creative Código #1608232137830

Desarrollo del microrrelato «Aún recuerdo Argentina» de María Eugenia Hernández Grande publicado en la Antología “Bocados sabrosos V” de ACEN en octubre de 2015.

Photo by Greg Ortega on Unsplash

Por: María Eugenia Hernández Grande (España)

maruspleen.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

3 Comentarios Agrega el tuyo

    1. MaruSpleen dice:

      Muchas gracias por el reblogueo 😊😊

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s