Verbívoro

El profesor Hruby era un hombre especial. Entre otras cosas sólo comía palabras.

Contaba que las palabras esdrújulas, como mandrágora o hélice, eran sus preferidas. Sabían ácido, intenso.

En cambio, las palabras agudas, como corazón, eran picantes. No siempre le sentaban bien.

Si tenía un capricho tomaba aire o agua. Cuantas más vocales, más dulces sabían.

Cierta vez Hruby se emborrachó con adjetivos. Fue dura la resaca. Y en alguna ocasión vino a comer a casa. Un soneto, luego un crucigrama y de postre el título de alguna novela romántica.

Murió joven. Yo sostengo que lo mató Bárbara. Nunca fue prudente con los nombres propios. Y es que algunos, afirmaba Hruby, son muy venenosos.

 

Ilustración: “Dinner At Fitch’s”

 

Por: Tony Franco (España)

elpajarllenodeagujas.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s