Ébano y marfil

Se conocieron hace veinte años, al calor de una movida campaña electoral. Camelia era muy jovencita, frágil y delicada, vestida prolijita, traía unos papeles de la escribana para llevarle al padre. Al pasar por la esquina vio dos hombres jóvenes sentados a la mesa del bar; le llamaron la atención los claveles de las solapas. Se reían los dos; uno de ellos tenía la tez muy morena, el cabello renegrido, facha de luchador. Se lo quedó mirando impresionada; él tenía cinco años más que ella y muchos más de calle, los bastantes como para darse cuenta que tenía a esa mujercita en sus redes. La invitó a sentarse y la convidó con un café. El amigo se dio cuenta de que estaba de más y se fue. Estuvieron rato largo charlando; él se llamaba Agapanto, pero desde ese día lo llamó Argo. La mirada dulce y delicada de la pálida tanita narigueta se embelesaba con esos ojos penetrantes, esa nariz respingona y vivaracha, esa sonrisa inquietante. La acompañó hasta la puerta de su casa y, antes de que desapareciera por la puerta, le robó un beso.

Por: Fabio Descalzi (Uruguay)

blogdefabio.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s