La Carpa de las Brujas

Nunca sabes cuándo necesitarás reaccionar heroicamente de manera inesperada, para salvar tu vida o la de las personas cercanas, incluso aunque no las conozcas, hay poderes que se activan en momentos de gran tensión y otros tantos que puedes practicar y practicar por años y no usarlos jamás.

No sé qué me trajo a esta feria de mala muerte, supongo que el destino, la casualidad o las fuerzas negativas que se movían ahí y que algo dentro de mí, me urgía a destruir.

Las nubes oscuras cubrían el cielo amenazando con sus rayos que venía una gran tormenta, por supuesto que eso no detuvo a los curiosos, que se amontonaron a ver el espectáculo que prometía atracciones del “más allá”.

Camino con la multitud para ver de qué se trata, la vibra es muy densa, la negatividad y el miedo son casi palpables, los “empresarios”, si es que ese fuera el término correcto, lucen pálidos semblantes y ojos con miradas ausentes, parecen zombies, recolectan el dinero de los incautos, que se sienten valientes con el peligro, yo lo huelo y no huele nada bien.

Entran grupos de 10 personas a la carpa roja con negro y luces de neón, que sugiere un show tenebroso y excitante, asustarte con entes demoniacos, nunca antes visto, esos entes se alimentan del terror, con cada grito se hacen más fuertes y siendo más antiguos e inteligentes que los captores, solo esperan el momento perfecto para atacar.

Entran 10, se escuchan risas nerviosas mientras avanzan, un momento de silencio, algunos silbidos, un fuerte viento y comienzan los gritos, las risas ya no son nerviosas, ni humanas, salen 10, todos en silencio, con miradas perdidas y rostros visiblemente impactados, los zombies del dinero siguen colectando, se les nota una joroba detrás de la cabeza, nada de esto pinta bien.

Termino mi cigarro, pago el monto establecido para ser “asustado”, un zombie ausente y sin dientes me indica el camino, nueve personas van conmigo, me remango la camisa y puedo sentir mi piel erizada, el show comienza con una mujer con túnica negra atada a un poste de madera, amarrada con cadenas en sus muñecas y pies, cantaba unas cosas en lengua muerta, hay truenos, relámpagos y el hedor aumenta, alguien comenta “qué buena producción”, solo puedo girar mis ojos y pedir que muera primero, las luces tintinean, las personas se emocionan creyendo que esto es solo un juego.

¡Un juego! ¡Imbéciles mortales!

Creen que ángeles y demonios son solo cuentos, qué equivocados están.

¡Bah! Humanos.

No son inocentes, más bien; ingenuos, tontos e ignorantes.

En las jaulas de metal se forman humos negros con figuras humanas, tienen ojos rojos que emanan odio y exigen temor con tremendos alaridos, gruñen y la gente grita, los humos son brujas que ahora absorben los gritos de la gente, la energía de la gente, el miedo, es  una energía muy poderosa, tienen años controlándonos con eso, las cadenas de la bruja alfa comienzan a ceder, con la fuerza que acumula, lanza a una persona detrás de ella, demacrada y ahora muerta con un talismán entre los dedos que ahora está hecho pedazos, el cadáver controlaba a la mujer con ese metal.

La gente empieza a correr y gritar sin control, como siempre hacen en momentos como este, las jaulas se derriten y las brujas salen a comer y destrozar a los inútiles humanos que graciosamente corren y gritan por sus vidas, 13 jaulas, 13 brujas muy encabronadas que fueron atrapadas en la época de las cruzadas.

La carpa sale volando y los cuerpos de la gente empiezan a aumentar, los gritos, súplicas, el llanto y lamentaciones también.

Los pocos años que tengo estudiando los poderes del universo no me prepararon para esto, son muchas, estoy sola, los símbolos comienzan a aparecer en mi mente y mis manos a temblar, es momento de actuar, lanzo símbolos de poder contra las brujas, runas, kanjis, todos los símbolos que aparecen en mi frente, ellas gritan, se queman y caen convertidas en nada, pero ¡son demasiadas!, tengo que concentrarme, sentir el poder, lanzar el ataque, ahora todas vienen por mí, una, dos, tres más caen, solo quedan 10, una menos, trato de correr, esconderme pero no puedo moverme muy lejos, me rodean, otra menos.

La noche se hace más oscura, las nubes bajan y tapan la visión, los truenos poco ayudan, las últimas tienen más poder, cuando quedan 3 y el alfa, los símbolos ya no tienen efecto, y yo ya estoy muy cansada, necesito más poder.

Inspiración Divina, la invocación angelical, ¡la olvidé!; hago todo lo que puedo de forma improvisada.

¡Arcángel Jofiel! Y lo lanzo contra una de ellas.

¡Arcángel Gabriel! Justo en la cabeza, una más al suelo.

La alfa se lanza sobre mí junto con la última de ellas y solo alcanzo a cubrirme la cabeza con las manos y gritar ¡Miguel! ¡Miguel! ¡Miguel!

El lugar estalla en luz azul y caen pedazos de tierra del cielo, segundos después todo en oscuridad de nuevo, no comprendo mucho y creo que no salvé a nadie y la alfa escapó, pero tengo dos partes del talismán y sé que nos volveremos a encontrar.

Por: Lily Guajardo (México)

lilyguajardo.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s