Amigo

Me encanta ver que está bien. Regresó a casa, compró un abrigo nuevo y se volvió a enamorar. ¿Lo puedes imaginar?

Volvió a vivir. Porque él sabe, debe y merece vivir. Se acurruca en los rincones de las noches solitarias y me aconseja desde el silencio. Lo hace sin llevarse el crédito, sin llevarse nada, y es todo, menos invisible.

Se regeneró. El universo le devolvió el amor que en alguna ocasión entregó. Digamos que le llegó de sopetón una mañana de octubre.

Siempre creyó en mí, incluso cuando llegaba con cientos de dudas enredadas en mi cabeza. Creyó en los demás; poco y demasiado, pero con una claridad que no he visto en alguien más.

Algunas personas llegan arrasando. Otras, en el momento indicado. Hay también quienes se van a tiempo, casi sin enterarse. Pero como en todo, existe un curso, una fecha de expiración.

Él es un gran amigo cuyo corazón me saluda desde la ventana en movimiento; agita una mano, endereza la espalda y con la mirada se despide de la única manera que entendemos los dos.

Por: Amorgenea (México)

instagram.com/amorgenea


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Teresa Luna dice:

    Reblogueó esto en Bitácoras de lunay comentado:
    Amo fotografiar desde el tren. Y, gracias por esas palabras de aliento.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s