Escritores de Letras & Poesía Prosa Poética Tintazul21 (República Dominicana)

Fecha de caducidad

El amor tiene fecha de caducidad.
Muchas veces no está explícita en el empaque, sin embargo siempre aparece en los costados de las mentiras, en el ocaso de las infidelidades, en la esquina de la rutina que mata la pasión, allí donde todo lo malo se funde para despertar a un monstruo peor.

El amor tiene fecha de caducidad.
No importa si has tenido mil vidas junto a una persona, si has trazado tu ruta hacia el futuro en las palmas de sus manos, si curaste sus heridas abiertas o aguantaste cuchillos en su nombre, ni cuántas noches has calentado tu corazón con el suyo.

El amor tiene fecha de caducidad.
Y no la detiene ni el tiempo ni las risas ni las miradas infinitas entre uno y otro, ni el silencio inundado de gemidos, ni el roce perfecto de unas caricias anheladas.  No lo frena ni el deseo de coexistir que se queda en el pecho cuando se recuesta sobre él el dueño de tus promesas.

El amor tiene fecha de caducidad.
Se añeja y se disuelve, se evapora y se pudre entre los versos de un mal poema bañado en ron y tristeza, en besos vacíos y huecos de sentido. Vuelve tóxico el espacio en el que una vez solo hubo felicidad a costa suya, derritiendo el poco respeto que sobra y sacando la basura de todos los años que se guardaba en los rincones más ocultos de la paciencia.

El amor tiene fecha de caducidad.
Sangran los poros de la memoria cuando el recuerdo bulle en la superficie del alma y hace derramar lágrimas tan espesas que se confunden con la miel del agridulce pasado plasmado en una foto escondida, de un vídeo o un audio enviado alguna vez cuando el tiempo era favorable y carecía de tormentas.

El amor tiene fecha de caducidad.
Es una frase de dominio púbico, dolorosamente real como una estacada en el pecho, como cada mordisco de realidad que es necesario después de cualquier fantasía. Sabe agrio al paladar, pero es parte de la vida que decide renovar los ciclos luego de destruir la etapa anterior.

El amor tiene fecha de caducidad.
Pero alguien llega, se cuela en la ilusión de sobrevivir para siempre y la esperanza hace callar a la voz de la cabeza que se queja y se abstiene de revelar de los verdaderos sentimientos, y duerme con nostalgia a esa fatalidad que amenaza con cerrar las puertas a una nueva oportunidad.

El amor tiene fecha de caducidad y aún sabiendo esto, seguimos siendo necios y decidimos intentarlo una vez más.

 

 


(3)

Anuncios

11 comentarios

  1. No sé, Tintazul21… Yo quiero pensar que el amor no siempre tiene fecha de caducidad; sí la tiene la pasión del principio, pero el amor sigue estando ahí aunque cambie de forma. Y, de todas, cuando la tiene, volvemos a intentarlo una y otra vez. Algo tiene el amor que nos gusta a todos.
    Un saludo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Yo creo que, el amor de pareja, en la mayoría de los casos, sí tiene fecha de caducidad por lo egoístas que somos, en general, y por el desgaste de la convivencia pero, el AMOR (con mayúsculas)….el de verdad…es imperecedero e incondicional…. Como el AMOR de una madre…por ejemplo…😍

    Dicho esto…. he de decir que me ha gustado mucho tu escrito. Refleja muy bien las luces y sombras del amor de pareja. Lo que está claro es que nadie pensamos en la fecha de caducidad del amor porque, si lo hiciéramos, la humanidad se habría extinguido hace siglos!! 🙄😂

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.