Cuentos/Relatos Escritores de Letras & Poesía Víctor Chamizo Sánchez (España)

Asesinatos consentidos. Sexo, drogas y alcohol (otoño) II parte

Asesinatos consentidos. Sexo, drogas y alcohol (otoño) I parte

Después de algunos días llegó el informe del forense: la muchacha había sido violada y había consumido cocaína, si de forma voluntaria o inducida era algo que no podían determinar los profesionales médicos.

Por su parte, él había hecho algunas averiguaciones. El dispositivo encontrado tenía algunos datos que le habían conducido a determinadas viviendas donde se frecuentaba el sexo, junto con las drogas. Se trataba de viviendas de lujo, y habitualmente acudían mujeres muy jóvenes, también muchachos.

Además, el círculo empezaba a cerrarse y aparecían nombres relacionados con los más altos estamentos del estado: gobernantes, jueces, militares. Incluso miembros de la Iglesia. Había pasado un informe al comisario con el detalle de las investigaciones, con objeto de que lo elevara al órgano judicial correspondiente.

No tardó demasiado en recibir una llamada:

—¿Sí?

—Inspector, he leído su informe. —Era la voz del comisario—. Hemos estado valorando todo esto. Si por mí fuera, llegaría hasta el final, pero me han dado órdenes tajantes de que abandonemos la investigación.

—¿Y en qué va a quedar todo esto?

—Se cerrará el caso como un accidente: la chica iba drogada, se torció un tobillo y se partió el cuello contra un banco del parque al caer. No hay testigos. Nadie la acompañaba. Los amigos y los familiares no sabían nada, ni dónde había ido ese día, ni con quien había estado. Todos tienen coartada.

Hubo un espeso espacio de silencio

—¿Inspector?… ¿sigue usted ahí?…

—Sí, sigo aquí, ¿alguna cosa más? —El comisario trató de reprimir la rabia.

—No. Es todo. Olvide esto. No es usted el único al que le cuesta aceptarlo. Pero, no se haga sangre. Es un consejo. No va a conseguir más que sentirse peor aún.

—Gracias, comisario. Lo intentaré. Solo puedo decirle eso, que lo intentaré.

Y colgó.

 (11).png

Anuncios

Un comentario

  1. Si será de sórdida esta historia, Víctor, que hasta te traicionó el subconsciente al escribir una línea del final del diálogo: “No es usted el único al que le cuesta aceptarlo. Pero, no se haga sangre….” (en vez de “no se haga mala sangre”)…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.