Manos arrugadas

Con las manos arrugadas me llenaste de memorias,

cada pliegue, cada marca, me invitaba a soñar.

Eran tus historias, aquellas que pasaron por una vida ya lejana;

eran el desafío a la gravedad del tiempo, negándose a caer.

Con mucha atención las escuchaba

como quien oye el rumor del viento,

como quien palpa el sonido del corazón

con el pecho.

No entendía en su momento

los soldados, las canciones, la llovizna.

Tampoco sabía de lamentos,

mucho menos del rocío.

Cuánto ha pasado desde entonces,

un follaje de otoños compartidos

y la promesa de haber tenido…

tus manos arrugadas.

Publicado por Carlos Vásquez

Venezolano, estudiante de arquitectura y escritor ocasional. Tratando de ver el mundo, y a cada uno de sus componentes, de una manera distinta.

10 comentarios sobre “Manos arrugadas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: