Dr. Asenjo (México) Poesía en Verso

El asteroide

“Antiguo enemigo,

finalmente desciendo sobre ti

para terminarte de una vez por todas.

Después de todos estos años,

después de haberme arrebatado

la bendición de la vida,

me corresponde mi venganza.

Después de esto, serás como todas las demás:

una roca suspendida en el cosmos,

inerte salvo por tus giros sobre ti y sobre tu astro.

Permíteme descender;

permíteme tener mi venganza,

pues yo, que nunca tuve vida,

ahora he de quitártela por siempre”

El asteroide se precipitó violentamente, atravesando osadamente la atmósfera de la Tierra. Un impacto. Cae al mar, y el agua se eleva por encima del sitio donde cayó.

Nada. La vida sigue. No alcanza a aplastar ni siquiera a un pez en el océano. Finalmente, sin más que hacer, el asteroide se resigna a vivir entre las rocas de las oscuras profundidades.

17

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.