Escritores de Letras & Poesía Opinión Víctor Chamizo Sánchez (España)

Hacia una sociedad decadente

El sábado salí temprano de casa. Hacía mucho tiempo que no lo hacía. Me sorprendía a mí mismo observando a los pequeños subiéndose a los autobuses que los llevarían al campo donde iban a jugar su partido de fútbol, o de baloncesto. Llevaban consigo bolsas de deporte, y vestían una equipación idéntica. Parecían profesionales, como los que ves en la televisión antes de un partido importante.

Me di cuenta de hasta dónde nos ha llevado esta sociedad de consumo. Y hasta qué punto funcionan los subliminales mensajes televisivos, la imagen de los ídolos, la influencia de esos individuos que pasan a ser una especie de personajes épicos.

Muchos de ellos, pensé, habrán madrugado para pasarse todo el tiempo calentando el banquillo, y sin embargo, acudirán la semana que viene. Hemos forjado un mundo de competitividad salvaje: competitividad entre distintos equipos, competitividad dentro de los propios equipos, competitividad en el trabajo, competitividad en todo. Si uno observa los programas de la televisión, no puede por menos de darse cuenta de que todo está basado en la competencia, en la rivalidad: programas donde existen vencedores y vencidos, ganadores y derrotados.

No sé qué tipo de mundo estamos construyendo, con este capitalismo voraz que persigue el consumo y se olvida de enseñarnos a ser felices, a disfrutar, no de lo que tenemos, sino de nosotros mismos, de nuestra relación con lo que nos rodea, de nuestros amigos, de los demás. Un mundo en el que tampoco nos enseñan a aceptar la muerte, la pérdida, a vivirlo como parte de nuestra propia existencia.

Estamos construyendo un mundo de frustración y de frustrados, porque estamos basando la felicidad en la posesión de las cosas, y en la valoración que los demás hacen de nosotros mismos, en lugar de la valoración que nosotros tenemos de nosotros mismos y de considerarnos iguales a los otros.

Vivimos un espejismo que nos va a destruir como especie, no hay más que ver cómo se despachan las noticias de los refugiados, que ya ni tan siquiera son noticia, como si no existieran. Lo molesto hay que apartarlo, eliminarlo de la visión de nuestros ojos, hacerlo desaparecer de los noticiarios. Nos enseñan un mundo feliz, una quimera, que en realidad es un lodazal, un inmenso charco de detritus en el que nos revolcamos a diario.

Si no ponemos freno a este consumismo salvaje y desenfrenado, absolutamente irracional, en pocos años, nos habremos convertido en una sociedad tan decadente, que ni siquiera será sociedad, sino un conjunto de individualidades en lucha permanente.

 (11).png

Anuncios

3 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, Víctor. Un gusto leerte.
    Pienso que este sistema, es una especie de neocolonialismo, que va más allá de conquistar territorios. Este nuevo colonialismo somete a las mentes de las personas, las exprime, las manipula a su antojo, las domina y conquista con la mayor facilidad. Y todo se vuelve un círculo vicioso donde todos hacen daño a otros, ya sea personas, animales, naturaleza, etc. Y con ello, se hacen daño a sí mismos. Y lo peor es que no son conscientes de lo que hacen. Actúan como si de máquinas se tratase, que obedecen órdenes sin plantearse nada más. Este sistema, si lugar a dudas, es criminal y vil.

    Saludos

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.