Del agua

Soy del agua, cuando parte la bahía;
cuando estalla en espuma y cólera,
en cantidades gruesas de sal y brisa.
Soy del agua, sin condiciones.

El agua empuja con manos blancas;
con columnas líquidas de huesos azules;
de carne verde y músculos transparentes.
Empuja tanto que me lleva, lejos del cuerpo.

Los besos de la bahía,
son ásperos y braman como gaviotas.
Y las gaviotas que besan con sus pies,
son absorbidas por la infinita arena cálida.

Soy del agua, porque es liviana.
Porque me ciñe en un remolino intermitente.
Porque me hace pensar en tu sonrisa
y en los besos que tus labios, aún no me presentaron.

Y los versos que brotan de mi boca,
se gastan en mis oídos.
Y quizás en los tuyos, cuando me animo a hablarte.

Y los versos que brotan de mi boca,
hablan tanto del mar como versos ajenos,
pero estos son míos, y te los regalo.

El agua del mar me recuerda a vos.
Porque nos gusta a ambos. Porque nos une.
Como una aguja blanca que abraza dos botones
con su cola de hilo rojo que se estira y se dobla.
Con su hilo rojo enterrado en tu pecho
y anudado en mi lomo. O en mi esternón.

Soy del agua, porque todavía no soy tuyo.
O sí, pero aún no lo sabemos.

Publicado por Kaburrrrrr

El pájaro que canta sobre el techo, sobre la armadura de pulidas tejas; con el pico embarrado y las alas empapadas de cielo; se parece a mí, cuando te busco por las mañanas.

4 comentarios sobre “Del agua

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: