Espinas

Y mi problema fue
que me arranqué las espinas,
para no dañarla.
Mis espinas…

Yo, en cambio,
jamás quise arrancarle las suyas,
porque las amaba.

Amaba esas espinas que no tuvieron
piedad con mi piel.

Incluso amaba ésa que no dudó
en clavarse profundo en mi corazón
cuando todo había terminado.

Y claro,
acabé sangrando,
pero, por suerte, no desangrada.


Porque me alejé pese a las heridas abiertas
y pese al gran dolor que las acompañaba.

Y ahora,
gracias a la ayuda del tiempo,
estoy mejor y más fuerte que nunca.

Mi espinas renacieron
y, a diferencia de las anteriores,
éstas no pretenden dejarse arrancar.

Publicado por elizabethguerratorres

"La poesía se convirtió en mi salvavidas. En terapia y saliva para las heridas. Y paz para mi corazón".

2 comentarios sobre “Espinas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: