Cuentos/Relatos Escritores de Letras & Poesía Tintazul21 (República Dominicana)

¿Cuándo me dejaste de querer?

Hoy he visto a la que me suplió, la chica alta y delgada casi como modelo de pasarela, con uñas postizas y pelo marrón, por la que me dejaste un día. Estaba entrando a una de las tiendas del centro comercial, la que queda frente a la dulcería de donde justamente yo salía con una pieza ridículamente grande de chesecake. No entiendo realmente qué le viste, aparte de que seguramente te sabe follar genial.

No la conozco, pero aparenta ser una chica normal, interesada por las cosas normales de la vida. No creo que le guste escalar o pasar la noche bajo una palmita del malecón bebiendo y contando chistes, ni mirar las estrellas en el parque o caminar descalza en la playa al atardecer, esas son cosas reservadas para pocos mortales.

Seguramente se pasa el tiempo arreglándose en el salón para desarreglarse en la cama y sus preocupaciones no van más allá de la ropa que se va a comprar para salir a cenar en restaurantes que ella no va a pagar. No te enojes, es propio de las ex-parejas juzgar al juguetito actual.

Entiendo que te hayas mezclado con una persona normal después de todas mis locuras, no todo el mundo aguanta a una mujer decidida y poco “femenina” que piensa en sexo tanto como los hombres, tiene ojeras de murciélago porque trabaja de día y de noche y mira siempre al horizonte más que al presente que tiene al frente.

No sé de qué te cansaste primero: de mis llegadas de madrugada cuando salía con mis panas o de mi manía de nunca parar de hablar. Me pregunto si algún día me lo dirás ya que quedamos como amigos ¿no?.

En fin, sólo quería decirte que la nueva nena es muy linda y no tiene grasita en los costados como yo. Que te vaya bien con tu elección, yo por mi parte seguiré andando con el viento por el mar del deseo hasta que una pobre alma me haga anclar en algún lugar.

No te preocupes si ves que mis ojos se cristalizan al verte con ella, es normal porque duele un poco todavía que te hayas ido sin decir nada, aunque estoy casi segura de las razones por la que lo hiciste. Me conozco bien y te conozco demasiado, eso es suficiente para saber que lo nuestro iba a quebrarse, pero no para acertar con el momento exacto en que me dejaste de querer.

¿Cuándo mi piel te dejó de sorprender, mis labios de enmudecerte y mis ojos de proyectar el reflejo de tu alma? ¿Cuándo me perdí de tu universo? ¿Cuándo mis palabras se volvieron polvo para ti y mi personalidad una molestia? ¿Fue difícil para ti aparentar quererme, o resultó que soy fácil de engañar?

Un comentario

  1. Cuando? Como? Por qué? uf….pueden ser tantas razones; desde los silencios prolongados en que ambos caían no para enriquecer la conversación próxima, sino para continuar aislándose el uno del otro. Porque la rutina destruye y no hicieron lo necesario, para que al mismo tiempo de aceptar su mutua independencia, también compartir aquello que mas los acercaba. Mimarse es amarse….Ha sido mejor dejarlo ir que mentirte una vida. Y no te preocupes, a todos alguna vez nos ha sucedido. Pero ya llegara a tu alma inquieta, alguien que cure tus heridas y vuelvas a confiar en el amor. Sin el, la vida es vana. Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: