Autores Cuento Laura Baralt (República Dominicana)

La vela perpetua

No estoy segura cuántos años han pasado desde que empezamos a vernos, pero estoy convencida que no nos hemos superado. No ha habido un cierre de capítulo contundente entre nosotros, todo ha sido como un largo receso entre una y otra etapa de la vida donde sigues siendo una constante a pesar del camino recorrido y de que no somos, por mucho, los mismos de antaño.

Recuerdo cada detalle de nuestra primera cita: las luces azuladas de aquel bar, el mural de lettering en la pared de fondo, el piso de cuadros a blanco y negro, acompañadas del mejor tributo a Soda Stereo que he podido escuchar y un par de rubias bien frías. Tu sonrisa pícara que se acentuaba cada vez que yo daba algún indicio de que me interesaba que esa noche termináramos en algo más que unas simples birras, mi nerviosismo que se opacó rápidamente con las mil risas que me provocaste… Claro que puede que esté exagerando, pero es mi trabajo guardar lo mejor en la memoria y la verdad es que me gusta adornar los detalles.

Desde esa noche no hemos podido alejarnos del todo. A pesar de que en temporadas somos extraños que no se dirigen la palabra, porque decidimos dedicarnos a alguien más que nos ofrece un poquito de amor, que a construir una posibilidad que de frutos entre nosotros.

Somos eso, una historia inconclusa con espacios intermitentes como las luces de cualquier bar de pilitas de la Zona Colonial, una calada infinita de un cubano, un sorbo de oasis en tiempos de sequía, que desaparece cual ilusión óptica en el mismo momento en que la sed ha sido saciada.

Somos un mar de emociones diversas que, de vez en cuando, se ven en algún café bajo la luna para hilvanar las líneas en blanco de las páginas de nuestra vida cuando estuvimos ausentes. Cortejo inicial al que no hemos renunciado, a pesar de que en tu piel morena no hay lugar que no haya recorrido, que mis senos conozcan de sobra el movimiento exacto de tus dedos cuando se posan sobre ellos y mi pelo castaño se siga mezclando de la misma manera entre tus dedos fuertes.

Me gustaría llamar de alguna manera a esta indecisa presencia, pero no tengo palabras para describir esta rabia que se me cuela cuando no apareces, el deseo de tus ojos cuando se clavan en los míos, la nostalgia de no verte y la indiferencia de los días en que no recuerdo siquiera que existes en esta tierra.

Me pregunto si algún día se apagará la vela del deseo definitivamente y tomaremos rumbos infinitamente separados, o si decidiremos tomar las riendas de esto que nos pasa para convertirlo en lo que debía ser desde el principio, cuando te conté que tenía miedo de salir herida y me confesaste de tú miedo a enamorarte.

*Lettering: Técnica que consiste en dibujar letras para conseguir una composición estética.
*Pilitas: Forma coloquial de referirse a la música electrónica en República Dominicana.

4 comentarios

  1. Me encanta, me traslada a una historia personal muy parecida que nunca he sido capaz de explicar ni de explicarme con tanta melancólica belleza. Gracias. ¿Podría publicarla en mi blog? Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: