Cuento Valeria D. Rubio (México)

Sopa de moñito

Así es como siempre regresas, en lo cotidiano, cocinando, leyendo, pasando el rato con la familia, jugando, te encuentro en todo y a la vez cada recuerdo tuyo parece un sueño que viví en otra vida, cuando aún te veía. Te extraño como siempre y te amo como nunca.

Así era mi abuelo, espontáneo y constante. Es por eso que ahora me encuentro tan dispersa, esperando visitas que llegan esporádicamente, son estas mismas visitas las que no puedo recordar al despertar.

Cuando te pienso, te recuerdo en el aeropuerto, acompañando a tu hija y sus dos niñas para su primer viaje solas. Me recuerdo de cinco años, de tu mano, viéndote como el roble que siempre fuiste.

También te recuerdo recostado en tu cama, preguntando si podría solucionar un problema que tenía con la tarea, pidiendo que nunca me olvidara de ti, ese fue el último día que te vi y me abrazo a ese recuerdo en estos momentos. A pesar del transcurso del tiempo, sigo queriendo una tarde más a tu lado, escuchando tu risa y el centenar de historias que la vida no permitió que supiera de tu viva voz. Quisiera que probaras esta sopa de moñito.

Tu nieta.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: