Celeste Jiménez (España) Poesía

La ayuda

Si no te piden ayuda,

no la regales;

simplemente permanece atento

para entender las señales.

A veces, te estarán suplicando

con ojos tempestades,

con su sonrisa de seca rosa

o con sus lágrimas cauceleando entre las calles.

Escúchame, mujer mariposa:

es de valiente mostrarnos vulnerables

y no quedarnos con el capullo

sino echar a volar para no sufrir más por estrés.

Cuanto  más humano me confieso,

menos me lamento ante cualquier traspiés,

¡si te equivocas no pasa nada!

si esto lo entiendes, te liberaste del arnés.

Retomo la cuestión de la ayuda,

de su entrega sin solicitud;

la intención es buena

pero, en ocasiones, quien pierde eres tú

porque quizá esa humana

ya arregló la dificultad

y, si tú se la resuelves,

tú se lo recordarás.

Si no te piden ayuda,

no la regales;

hay que permanecer atento

para entender las señales.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: