Enrique Morte (España) Poesía

Y todavía

Guardo en un saco de arpillera
todas las derrotas que tumbaron
mi esperanza en un momento dado,
las guardo sin recelo alguno,
testimonio del camino andado,
lecciones aprendidas apegadas
al fracaso que no logró hundirme.
Abrazo el lodo al fondo del pozo,
“no puedes caer más bajo”, dicen,
y me alegro de tener que mirar
solo en una dirección para alcanzar
el cielo que no pueden negar
a mis sedientas alas.
Sedientas de calor y fuego,
de amaneceres llenos
de serenidad poética,
de luna en todas sus fases.
Sedientas de tinta; sobre el papel
y sobre el cuerpo desnudo
descubierto a las emociones
que no se deben contener.
Lloro como un niño mis ausencias,
esquivo balas que yo mismo me disparo
y me pierdo en el fondo de un mal trago
en cualquier bar de mala muerte.
Busco encontrarme entre tus versos
o en los besos de esos labios
que provocan a mi boca
y recitan con dulzura cien poemas
en busca de las musas que le inspiren
esta noche de otoño por las calles
de un Madrid que sabe a todo
y todavía no ha podido conocer.

4 comentarios

  1. Sensible entrada y mejor narrativa! Solo una sugerencia amigo; dile al protagonista que la vida esta inundada de tristezas y pocas brisas, de alegría. Deja el pasado, del que nada puedes modificar. Es mejor; caminar por las calles de Madrid, ya que en cada nuevo amanecer, una nueva vida te espera. Un cordial saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: