Celeste Jiménez (España) Poesía

Las dos

Yo que siempre te increpé con que abrieras el corazón y la mente,

aquí me hallo: postergando el momento

de confesarme con el cuaderno

pues enfrentarme a la hoja en blanco

es hacerle un lavado de cara

a mi alma de negro pintada;

es descubrir mis sentimientos

y asustarme con lo que me voy a encontrar

dentro de este desierto.

Me cacé intercambiando música

con una boca nueva

y fue como si por vez primera

me enseñaran a pedalear.

Ahora mismo desconozco qué quiero y anhelo;

lo que es seguro

es que trataré de no fallarme a mí.

Son las dos de la madrugada

y ya me suplica la almohada

que sea a ella a quien le cuente mis fatigas

y nunca más a ti.

1 comentario

  1. ¿Doloroso engaño o confiada credulidad? Dile a la protagonista que no se asuste; ni se vea en el desierto con su alma a cuestas. Vayas a saber ella, cual será el verdadero amor de su vida. Ese, el que se destaca entre tantos, que tendremos en la vida. Un cálido saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: