Cuento David Pulido Suárez (España)

Historia de un deicidio

El coronel Aureliano Buendía apartó de un manotazo la manta que le cubría hasta la cintura dejando a la vista el dolor fantasma de sus muñones.

Gabriel, maldito por el remordimiento, abandonó el ángulo de la habitación en el que permaneciera y avanzó, encogido, hacia el militar. Éste, al sentirlo, lo encañonó con la mirada. Mario, desde su escritorio, observaba divertido. A Gabriel, que estaba clavado en el sitio, le ardió en la piel el fuego de su sonrisa burlona.

—¿Puedo servirle en algo, coronel?— preguntó Mario por encima del hombro de Gabriel.

—Sí— respondió Aureliano Buendía masticando las palabras—. Escríbame un par de piernas y máteme a ese cabrón.

David Pulido Suárez
@davidps81
Leer sus escritos

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: