Parque Rojo

mañanas turbias y desoladasen la arena de Parque Rojoel engaño y descongojode una liana aterciopeladaque sostiene todo el pesodel poder del desengañoque dobla y parte rayosque no pierden fuego ni hielomás por dentro son de estañoplomo, oro, cal y paladiode valor incalculadoen la inmensidad de los dañosmariposas revoloteanen la puerta del estadioesperando en fila indiaalSigue leyendo «Parque Rojo»

A la suerte del mundo

No sé si esta palabra es relevanteno quiero que sea relevanteni de relieve montañosoni de relieve al tacto                                    mural bizantino. No sé si es tronco que flotasin más ánimoque el de recibir náufragos o musgosy es llevado por la mareaa la playa o al manglar. No sé más que apretarla como cosa propiay reprenderlaretorcerlamagullarlay dejarla convalecienteaSigue leyendo «A la suerte del mundo»

Shinny little thing

Mi madre me enseñó a pescar,siempre y cuando yo fuese el sedal.Me tenía que adornar,pintarme,perfumarme,tejerme un personaje que me encajaba mal,disfrazarme de carnaday sentirme cazadorpor hallarme casadasin saber si sería yo la cazada.Me enseñaron a acostarmey yacer paciente,marroncito sedoso,sin pelos, menos en la lengua,con la manzana en la boca,accesorio para hacerme apetitosa,hasta que me mordiesenSigue leyendo «Shinny little thing»

Ohrwurm

Un gusano en el oídoræpta el silencio no debido,como el demonio de dictámenes futuroscegado por sus presentes inciertos. No se puede ver el accionarde su gatillomás allá del deslizde los ojos,cuyos párpados han caídocomo caen los olores del moho. En la intermitencia del contenido,el contenedor se descubre de gravedad desprovisto.Atrae el murmullo que expulsan losSigue leyendo «Ohrwurm«

Las panteras sueñan verde

Una mujer se pone una hojapor zapato;la hoja yacía hacía un instanteretorcida y bocarribaaunque, cautivadoramente tierna y verde,fresca, como los dientes tras la frondacirconitas del libre que es silvestre.Ella aprieta contra el talón la moreday siente como una escoceduralas travesías de su corazón,las siente en las siete grietas saladassobre la piel y en su corazón:“demasiadoSigue leyendo «Las panteras sueñan verde»

Nadie te lo dice

es otra mala costumbre, la esperanza.hay que dinamitarla cuanto antesy estudiar con esmero sus añicos.luego tirarla a la basuraantes de que ella vuelva en síy busque recomponerse,busque subyugarnos otra vez. el tiempo, que solo en contadasocasiones se pone de nuestra parte,es su aliado.no hay fe ni razones, ni locuras ni vacunaspara detener su contagio, suSigue leyendo «Nadie te lo dice»

Cultivos

El viento todo en manos claras,enmarañado, con el ave que pitay el siseo huracanado. Todo el viento, lo vi en tus manos. Y luego la tierra, ancha como una ballena,ancha como el ojo naranja de un volcán;se precipitaba a tus dedos y a tus palmas. Y luego la tierra, colmada de malezas,o de lo queSigue leyendo «Cultivos»

Y dices que me amas

Y dices que me amas en la calma de la madrugada,en la diversidad de los atardeceres y al alba,cuando mezclamos savia vieja con licores de alcohol,en la tristeza de las despedidas en silencio. Y dices que me amas en el fragor de la batallaque rendimos a diario contra el universo cercano,en el tanteo perdido deSigue leyendo «Y dices que me amas»

Vuelvo al vacío

Veo el instante escurrirse entre los resquicios de las paredes,se viste de sombra,se encamina hacia el absurdo,y de repente lo sé: he vuelto al vacío.Miro mis manos entumecidas,el absurdo silencio,el barro en el que se han convertido mis huesos,el lugar que ocupo en esta existenciasin espacio ni tiempo.Me consume, me derrite,exhuma las inquietudes,las suspende aSigue leyendo «Vuelvo al vacío»

Los sueños del café Babel

Deja que octubre bailesobre tu vestido rojomientras cuento                        [en muertoslas horas de tu ausencia. Daniel Mustieles@daniel.mustielesLeer sus escritos

En busca de la inspiración

Al murmullo del aguacierra los ojos,y que la brisa dancesobre tu rostro.Abre tu almaal rocío tempranode la mañana. En blanco están los cielospara que escribasde la voz de tus musaslo que decidas.No abras los ojos,que tu mundo se llenecon tus esbozos. La colina desciendeal archipiélago,su ladera escaneascomo un murciélago;pinos y abetos,sus sombrillas alternassobre el sendero.Sigue leyendo «En busca de la inspiración»

El monstruo

Es extraño y familiar:Cada vez que el vaho del bañose transforma en niebla, aparece.Quizás, cada medio añolas gotas de agua se convierten en brasasque recorren mis senos. Mi rostro se difumina en el espejo.Es en ese instante que lo veo. Me acerco hasta el reflejo:Húmedo, silencioso.Lo acaricio con los dedostan suyos y tan míos. EsSigue leyendo «El monstruo»

Destiempo

Mi único talento:estar sin ser                        ser sin estar. Ser siempre el peregrino, el que resbala sobre la superficie.                                                                 El que no llega. Ser la impermanencia. Ser siempre la brisa que pasó,la ola que no deja rastro en las arenas,la gota de lluvia que rueda como una lágrima sobre el cristal de una ventana cerrada. Ser el cantoSigue leyendo «Destiempo»

Necesaria imperfección

No hay una bellezarealmente egregia,verdaderamenteexcelsaque no tenga,que no posea,que no merezcaanomalíasque la haganúnica, débil,marcadamente-necesariamente-imperfecta. No hay heridao rasguñoque no tenga,que no posea,que no merezcacaricias quela hagan mássutil, ligera,que la animena cicatrizar cony junto a ella. Carlos VeraBlog de CarlosLeer sus escritos

Miguel, el desgraciado

Tuvimos un accidente. No sé cuánto tiempo ha pasado desde entonces, pero mi mujer, Martha, está sufriendo mucho junto a mi pequeño hijo. He estado vagando como un loco por los caminos oscuros del bosque monaguense pidiendo a los viajeros que nos socorran, que me ayuden a sacar a mi familia del carro ardiendo. SinSigue leyendo «Miguel, el desgraciado»

IV

Sé preparar un café que me despierte de la guerray sé fingirme tan azul como el cielo al caer la tarde. Me dedico a aprender cosas en sus justas medidas:cuándo es el tiempo ideal para lanzar palabras;qué es lo que hace germinar los árboles;alemán, lenguaje extraño;y español,que es algo así como un pájaro que meSigue leyendo «IV»

Canto lunero

Luna patrimonio de los desamparadosque bailan bajo su brilloy hacen travesurasen cobija de su bienaventuranza. De los enamoradosque se la prometen en cada beso,en cada plaza. De los soñadoresque se dejan arrastrarpor las corrientes marinassonriendo como lunáticos. De los románticosque miran su cuerpo celestedeseándola revolucionadaen todas sus fases. Luna fortuna de resilientes,poetas aullantes,locos sin cura,ladronesSigue leyendo «Canto lunero»

Viaje submarino

¿No gobiernan las rocas meditabundasel océano de la carne, ardiente herida,vestidas de afiladas cales, calas, salesde espuma de astro ardientetatuado a latigazos sobre su espalda mordida,y sobre los cuerpos sus sombras serias dibujan? Entre acantilados dulce amor mira a las gaviotas peinando el agua.Los grises del mundo abrigansu suave sueño y sereno susurro. ¡Oh, dime,Sigue leyendo «Viaje submarino»

El hogar que una vez fue

Amigo, di:si el calor no es hogaro si las voces ruidosas,incansables,no te envuelven con su aliento en calideze imprimen en un instante fugazsegundos infinitos de vidas mil. Y la llama extinta del hogary el silencio en tumbas de voz,revelanlo vulnerable del olvidoy los recuerdos que rehúsan morir;se sabe que existe lo felizsolamente porque tiene fin.Sigue leyendo «El hogar que una vez fue»

Petroglifos

Les prometo que al final de esta historia no van a entender nada. La ausencia de lógica era parte del problema inicial, porque ni el mismo Xavier pudo entenderlo cuando le pasó lo que le pasó. El primer día fue el día de la exploración. El descubrimiento arqueológico fue hallado por una de sus estudiantes.Sigue leyendo «Petroglifos»

Duele

Y no poco. Duele y no por amor, traición, celos o engaños. Duele más bien por desengaño. Por el constante repiqueteo del tic tac de una alarma, como al zafarse del zumbido o zanganeo del ala izquierda. Porque sí, todo mal es obra de la mano zurda y que no se entere la diestra deSigue leyendo «Duele»

Justo ahí

Es ahí,en cada abrazo real,largo, fugaz, furtivo, salvaje.En los abrazos que nos hacen cerrar los ojos.Y respirar. Te digo que es ahí,en cada beso lento,cálido, húmedo, rápido, vivo.Porque somos de esos besosque nos hacen acelerar y quitar el freno.Sin miedo. Créeme que es ahí.En todas esas caricias traviesas,tímidas, sutiles, impacientes por florecer.Esas que nos quitanSigue leyendo «Justo ahí»

Polvo sobre el tiempo

A Titi El polvo caía desde lo más alto de nuestros huracanes, de aquellos que hacíamos con el revoloteo de las piernas y la pelota. Nos gustaba tener que ubicarnos en este torrente de tierra; sin mirarnos, solo ella, vos y yo, ¿recordás? Luego de unos segundos pasaba la niebla y podíamos seguir con nuestroSigue leyendo «Polvo sobre el tiempo»

Turbulenta

Eras mar en calma,ahora, mar picado.Tu cólera hace espumaa cada golpe de ola,mi piel enrojecidase empapa con tus lágrimas. Su baño helado hiererasga el alma la arena,el choque de tu oleajeaturde y me castiga,su estruendo cala hondoes un reclamo airado. Huyen las gaviotasviene la tempestad.Pronta tu alta mareatodo a su paso engulle,no deja en pieSigue leyendo «Turbulenta»

Oración

Señor, estoy cubierto de ceniza;mi lengua es un despojo de la nada,purulenta semilla descarnadadonde el tiempo, salobre, se tamiza. Señor, yo no soy digno de la tizaque dibuja el contorno de la espada;que perfila la carne, desgarrada,hundiéndose en la trama que me hechiza Señor, aquí te ofrezco la cinturade todos mis recuerdos, la escultura,inconclusa, delSigue leyendo «Oración»

Sueños y silencios

Cuanto más me envuelvoen este mundo cíclico, transparentede los sueños y silencios,oleado por vientosque portan espumas radiantes y efímerasmás cerca estoy de la más tangible tierraque escapa a los relojesy a los sentidos, que apenas rozatangencialmente la palabra:la más limpia y más inmediataen su manar del centro de los días,de la sangre, del temor, deSigue leyendo «Sueños y silencios»

Vientos de cambio

Tendrás tus razonespara obviar lo inevitable,para materializar evanescenciasjurando no desperdiciar másdel efímero tiempoque no cabe entre tus manos. Levanta tu cabeza al cielo,abraza aquí y ahoralos vientos de cambio,que se alzan fervientementeya sin razones para retrasarel feroz llanto pródigollamando a lugara la comunión de las almasque prometieron permanecer juntascuando la adversidad quisiera derribarlas. Ruge anteSigue leyendo «Vientos de cambio»

Amanece

Amanece, pero sin voz.La ciudad. El mundo. La calle.Abandono mi fe entre las sábanas.Mis huesos de leche.La existencia compungida de nuestros cuerpos de árbol,cuando los devora el sol.Desde la intemperie, puedo verme en pie.Yo a dos palmos de la noche.Yo, en la oquedad de tus ojoshoradados en la roca. El tiempofunambulesco, sobre las marcas delSigue leyendo «Amanece»

Nacimiento

El sol iluminó sus rostros,los despertó un poco del letargo.Estiraron sus piernas y sus brazos,con las grietas cerradas con curitas de las princesas de Disney,con los fantasmas en la espaldaprendidos como garrapataschupándoles la esperanza,con los sueños y los tiempos mansos. El sol iluminó sus rostros,abrieron de a poco los ojos cansados,descubrieron que la vida eraSigue leyendo «Nacimiento»

Ritual para olvidar

Solitario empedernido, cartero sin direcciones, el lago del olvido te abraza en el peregrinaje. Demasiado pesan ya esos besos no versos, la tinta seca en hojas quemadas, las plegarias en el viento. ¿Acaso aquí, en la espesura del bosque, encontrarás sosiego por ese amor extraviado? Elegante y despiadada, la luna no se compadece de tuSigue leyendo «Ritual para olvidar»