Tierra

Las hormigas, el polvo, un brote;el fuego que se durmió y se volvió nada. ¡Tantas cosas acuñan la tierra, la grava, el légamo! Si fueses un pedazo de tierra,¿Cuánta lluvia aguantarías, antes de buscarme? Cuando es de noche, lo negro azulado del cielointenta absurdamente devorar el suelo,devorar de un bocado todo lo que sos ySigue leyendo «Tierra»

El sello de la tierra

Me desperté en una cueva oscura. Estaba ligeramente mareado y el espacio a mi alrededor se balanceaba un poco, aunque apenas distinguía unas pocas siluetas en la oscuridad. Notaba corrientes de aire que me arañaban la piel y me hacían tiritar de frío, pero no conseguía descubrir de dónde provenían. No recuerdo por qué, peroSigue leyendo «El sello de la tierra»

Los misterios del camino

Buscaba un lugar tranquilo, sin vecinos ni carreteras cercanas. Aquella cabaña de madera situada en la ladera de la montaña, rodeada de naturaleza y lejos de toda civilización, superaba mis expectativas. Comencé mi primer día contemplando el despliegue de colores que me ofrecía el amanecer, mientras daba buena cuenta del sustancioso desayuno que me habíaSigue leyendo «Los misterios del camino»

Cientos de miles

Soy uno solo entre cientos de milesy tantos miles como de cientos,solo una gota de agua de lluviacaída en el océano,un grano de arena perdidoen la inmensidad del desierto,una vida loca y una familiaa la que quiero, y a la que cuido. Soy una oficina con un jefe un tanto estresanteunas facturas que me ahogany me hacenSigue leyendo «Cientos de miles»

Grandeza

Tanto ha sido nuestro anhelo de ser más, de sobresalir entre los demás. La carrera interminable con estar a la vanguardia ha terminado por acabar con nosotros. Finalmente, tras hacer una gran introspección, he decidido hablar sobre la situación actual. Es sorprendente cómo la naturaleza misma nos ha hecho una exigencia, sin ella, nosotros noSigue leyendo «Grandeza»

Espectros del rombo

Hay pueblos en los que ya no habita nadie, ni queda quién cuide los muertos en los cementerios o dé sentido al campanario o a la iglesia sola. Nunca creyeron en las camelias aún en otoño, ni en las aves extintas en las ciudades y sus muros grises de hormigón desubicado. Demasiados rostros pueblan losSigue leyendo «Espectros del rombo»

Magma

Cuando bostezan los volcanes,los árboles sostienen con el almala piedra derretida, la ira subterránea.Sostienen al fuego, a más no poder. Y si de pronto el magma,fuese menos denso menos rojo,menos muerte.Si aún brotando del techo puntiagudo,de algunas montañas, fuese ahoramás fresco y cristalino. Más noble. ¿Qué ocurriría con la roca fundida,o la sangre hirviendo, queSigue leyendo «Magma»

El pingüino

Vistiendo elegantede ónix y mármol,viajas sobre el hielo. De suaves pasos,y distraído andar.¿Cuánto caminarássi el viento sopla,en huracanada ira? El amor se aletarga,cuando la vida ruge. Peregrino gélido¿Dónde está tu amada?Quizá expectante,quizá olvidada. Si la fuerza te guía,que se dobley no se parta. Como un remolino,que firme avanza,sin detenerse atrás. En mudo pico,bufas una canción,siSigue leyendo «El pingüino»

El mar

La gaviotadanza enamorada;la gaviotacon su pico de pinza;la gaviotasumerge su boca,en un cangrejo que lateen el relleno del mar. Como un gatoestoy acurrucado,en las piernas de la bahía;como un gatoel mar, tiene la lenguaáspera y salada. Al mar lo peinami pie como una cuchilla;al mar lo peinael viento en un silbido;al mar lo acariciala gaviotaSigue leyendo «El mar»

Árboles

Mis ojos se tensan para adentro,hasta la médula. Como un arco.Para que las pupilas como flechas,tomen impulso y despeguen.En el medio del bosque, niña;¿hasta qué árbol llegarán? Los pinos y sus agujas,como costureros o erizos de mar.Del mar verde, que su unión forja.Los pinos altos y puntiagudos. Los eucaliptos, en cambio;ostentan en hileras largas,su pálidaSigue leyendo «Árboles»

El ñanco

El firmamento se desploma celestesobre el lomo rígido, de esqueleto hueco del Ñanco;y desde la tierra, su vientre de marfil se evaporaen las nubes estáticas, en lo claro e impoluto del cerro. El sendero serpentea bajo mis pies,adentrándose en las entrañas de cuarzo;hurgando de manera constante y agotadoraen el núcleo indómito de las sierras pampeanas.Sigue leyendo «El ñanco»

Líquenes

Las piedras son gotas sólidas de luzque adornan los suelos de Paileman.Las hay verdes, anaranjadas y vinotinto;las hay esféricas, cúbicas y amorfas;también pulidas, rugosas o gastadas. Y todas comparten,además de su núcleo rígido,la compañía de sus fieles líquenes. Como carteras de paño vivoo fúngicas mascotas,una unión a muerte sella el destinodel pedruzco y su sésilSigue leyendo «Líquenes»

Amor Natural

Él le dijo: “No me olvides, minha menina, así como el sol no puede olvidar a la luna o como el océano a la costa. Es decir, nunca están realmente juntos, es solo que no se olvidan.” Él prometió volver, pues todos sus sueños estaban atados a esta persona, y por esta simple razón fueSigue leyendo «Amor Natural»

Caracol

Mi cuerpo, traslúcido y frágil, quiere refugiarse en tus curvas. Curvas elípticas, curvas infinitas, como un caracol cíclicamente eterno. Imaginame pequeño, invadiendolos recovecos de tu calcáreo ser,mientras mis manos, con esfuerzo,alcanzan el pináculo de tu figura. Y vos mujer, tan rígida y firme;tan perpetua, nítida y brillante.El reflejo del mar te acariciaadornando tus pómulos claros.Sigue leyendo «Caracol»

Mar

Boca, boca, boca de mi corazón sediento, toca, siente, tranquiliza, acaricia mi alma, sin peleas ni odio, ni ambición malvada, dame un suspiro de paz y desolaciones vanas que siento como el sol ya no completa mi alborada. Sedada y triste y sola y en necesidad de ayuda, escribo y canto y lloro y miSigue leyendo «Mar»

Los cangrejos

Las palabras son del mar que se ensancha.De las piedras lustradas en la orilla;de los cangrejos acurrucados en el coral;de los relámpagos de espuma en la arena;de mis ojos que buscan sin treguay de su búsqueda que termina en vos. Y que antes de terminar, empezó en tu risa.Como la marea cíclica de la bahía,queSigue leyendo «Los cangrejos»

¿Futuro imposible?

¡Eric Arthur Blair! —gritó furibunda la maestra de Geografía del cuarto grado—. No me importa que usted sea un alumno recomendado: si vuelve a distraerse en mi clase, lo expulso para siempre, ¿me escuchó bien, jovencito? El joven se despertó de un brinco y solo atinó a contestar con un leve: —S… sí, maestra. UnaSigue leyendo «¿Futuro imposible?»

¿En qué piensas cuando miras al cielo?

A quien corresponda: (O dicho de otro modo, a quien esté allá afuera dispuesto a leer, a escuchar). Tengo la inmensa fortuna de vivir cerca del mar, así que cada vez que puedo, voy a nadar un rato, a jugar con las olas, a disfrutar de la hermosa vista de esa inmensidad azul. Muchas veces,Sigue leyendo «¿En qué piensas cuando miras al cielo?»

Simetría de un cuerpo terrestre

Lograr la perfecta simetría de forma natural es imposible, no sé por qué aún nos empeñamos en ello. Ni siquiera Gea, la más sublime arquitecta, ha logrado reproducir una figura exactamente igual de ambos lados: siempre queda un ojo más pequeño, una oreja más alta, una garrita más corta. Los artistas nos han hecho creerSigue leyendo «Simetría de un cuerpo terrestre»

Detrás de las rejas

«¿Qué fue ese ruido?», Mariana despertó sobresaltada. Todavía era de noche y no alcanzaba a ver las formas de su propio cuarto. Se frotó los ojos. ¿Había sido un rasguño? «Tal vez un animal entró por la ventana», pensó. Volteó hacia ella y fue cuando descubrió las enormes plantas. Espantada, miró en todas direcciones: enSigue leyendo «Detrás de las rejas»

Elementos

Esa agua quería ser fuego: era lo que más deseaba. Y tanto lo deseó, que osó lanzarse contra aquel montón de llamas iridiscentes: al instante sintió brotar un gran calor alrededor de toda ella. Pero al contrario, no transformó en flama, sino que hizo que todas las llamas se apagaran al unísono. Y mientras caía,Sigue leyendo «Elementos»

Vacas de vacaciones

Si las vacas se van de vacaciones, entonces me llega rauda una duda con la cual pido de ustedes su ayuda: ¿las ranas deben tener ranaciones? Y si los filtros tienen filtraciones, una cosa bastante cojonuda sería que de manera tozuda ¡las botas tengan ya sus votaciones! Me parece que esta rima sesuda tiene bastantesSigue leyendo «Vacas de vacaciones»

La más de las hermosas

Raudal de sonrisas, inspiración de enamoradas y artistas. Chubasco de nuevas esperanzas sobrevuela los campos. Nuevos pétalos para las flores. Melancolía intermitente con frescura de la tarde. Romancero para el pequeño que duerme. Preocupación a quien se dirige raudo a su trabajo. Hilos de plata efímeros tejen las telas que nunca existieron. Desfile de coronasSigue leyendo «La más de las hermosas»

La rosa

En su cuerpo de leche, los hilos siempre de oro la envuelven. Su delicado resplandor, al alma estremece. Con elegancia solemne, ella inmóvil permanece. Su belleza delirante, evita que la aferren. Con picardía silente, ella ágilmente florece. En su cuerpo de leche, las pasiones siempre opulentas la envuelven.

Viejo año

Exhalando su último aliento se despide, decrépito e inerte tras tantas batallas, el último año que vivimos. Muestra antes de perecer sus inmarcesibles cicatrices con gesto triunfante, orgulloso de morir habiendo cosechado tantas y tan bellas. Sabe que le quedan pocas horas para el final y es entonces, sólo entonces, cuando recuerda toda su efímeraSigue leyendo «Viejo año»

Si los animales rigieran el mundo

Es una mentira, ¡vil mentira humana más! Si los animales domináramos la tierra, nunca nos pondríamos los calzados humanos: cocodrilos cuidarían que naden seguros. Jamás experimentaríamos con bebés, cualquier cría merece mucho amor y cuidados. Tampoco los usaríamos como tapetes… Mejor sentir abrazos peludos vivos, ¿no creen? Una tarde de tormenta afuera es un infierno…Sigue leyendo «Si los animales rigieran el mundo»

Colección de Haikus Ueshima Onitsura

1 Día de locos. Miro a mi pequeño: todo perfecto. 2 Amigos vemos compartiendo milagros: sueños eternos. 3 Miedo de noche. Si ella duerme aquí: noche en calma. 4 Está lloviendo. Los caminos del agua en la ventana. 5 Tecnología. Nosotros entre mundos… Naturaleza. 6 Hinchándose canta la rana: es orgullo.

No hay vuelta de molino

Es cuando me pregunto: ¿por qué sólo ven la espuma del mar para colmarse de alegría unos instantes, en lugar de asomarse bajo la superficie: verían una vida tan infinita que los colmaría para su vida entera? ¿Por qué seguir en la misma necedad que día tras día y ocurrencia tras ocurrencia, ya saben, noSigue leyendo «No hay vuelta de molino»

Antieducación

Vivo encerrado en un sistema educativo cuyo principal objetivo es entorpecer el aprendizaje natural de sus alumnos, corrompiendo el desarrollo de todas y cada una de las mentes que lo habitan. Formo parte de este sistema antieducativo. Un sistema que no diferencia a las personas más que por su edad, al que no le importaSigue leyendo «Antieducación»