Soneto III

Un avispero de tormenta y fuego
mi corazón besa bajo la bruma;
crece la tempestad, la luz esfuma
la marea que crece y encoge al cielo.

Que lo de ver no pudieron mis celos
al sentir sangre sin pecho que abruma
un desierto de triste arena y espuma
cabalgando en las olas, llantos presos.

Pequeñas pisadas en cieno y arena
con aquellas frías rocas aciagas,
constelaciones negras y serenas.

Y su voz tenue de esplendor apaga
todo cuanto chispea en la pena
de un vacío mar inmeso en mi alma.

Por: Jesús Pacheco Pérez (España)

instagram.com/jesuspachecoperez


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s