Cuentos/Relatos Edelsteine (España) Escritores de Letras & Poesía

Perdóname

Te pedí perdón un millón de veces, y en ninguna de esas palabras me creíste. Te pedí perdón y tú no lo supiste ver. Pensabas que con mis palabras quería volver a ganarme tu afecto, o que era una simple táctica para volver a tus brazos. Esos brazos, que tanto me habían protegido las noches donde yo era mi peor pesadilla. Pero estabas equivocado, por primera vez en mi vida, esas disculpas, eran las más sinceras que le había dicho a alguien.

Ya no me creías cuando te hablaba o eso era lo que me hacías pensar. No te importaba una mierda, es mas, la puta con la que te acostabas era más importante para ti, que yo. Yo, alguien que había estado a tu lado tres años… para terminar siendo nada. Sin embargo, seguía ahí, queriéndote más que el primer día, y no comprendía como me podía estar pasando esto. Me pusiste los cuernos, me despreciaste, jugaste conmigo y yo seguía más enamorada que nunca. ¿Y sabes qué? Nunca me perdonaré eso. Pero sí que te doy las gracias. Gracias por abrirme los ojos. Gracias por haber pasado por mi vida, por engañarme y decepcionarme, porque así aprendí a no ser como tú. Y créeme cuando te digo, que el mundo que conocí al marcharme no te llega ni a la suela de los zapatos.

Pero perdóname por no ser la chica de tus sueños. Perdóname, por no querer cambiar por alguien que no daba ni un euro por mí. Perdóname porque nunca volveré a ti. Perdóname por cerrar la puerta sin mirar atrás.

Había pasado tiempo desde mi marcha, llevaba tiempo sin escribirte, sin decirte todo lo que tanto me había callado por miedo, puede ser… miedo a perderte. Por eso decidí ir a verte, una última vez e ir a contarte cómo me hiciste sentir. ¿Pero sabes qué? Pudiste haber sido el amor de mi vida, pero te aseguro que quedas mejor siendo un solo recuerdo. Así que cuando te volví a ver, no sentí nada, era feliz por primera vez en mi vida, sin embargo, tú… tú estabas destrozado, no eras el chico del que me había enamorado la otra vez. No me hizo falta soltar palabra alguna, porque cuando me viste así de feliz, te hundiste. Y créeme cuando te digo que eso me dio la vida.

  (1).png

Anuncios

3 comentarios

  1. Me ha encantado.
    Creo que las relaciones que no funcionan… no funcionan por algo. Y que todas ellas nos enseñan a ser la persona que queremos ser y también a saber lo que queremos y lo que no queremos en nuestra vida.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.