Salvada.

Camino de puntillas,
entre recuerdos que cortan como cuchillas,
como cristales rotos.
Alfombras enteras.
Infinitas.
Que no me llevan a ningún sitio.
Sabiendo que al final de mis sueños,
está tu mano,
a la que me aferro,
la que siento cómo me deja caer.

Despacio.

En silencio.
Desplomándome sobre ellas.
Cortándome en mil pedazos.
Cierro los ojos,
floto en algo.
Me sujetan firmemente mientras separan mi cuerpo de los afilados biseles.
Y me lame cada uno de los cortes,
y me los cura con sus lágrimas saladas.
No veo tu cara.
Alzo mis manos intentando tocarte.
Te esfumas entre humo.
Me despierto.
Estoy en mi mullida cama.
Me toco buscando alguna cicatriz.
Mis dedos encuentran algo en mi hombro.
Un cristal,
clavado aún,
Empapado en sangre.
Lo extraigo.
Deslizo mi lengua por él.
Y ahí está.
El sabor de tus lágrimas.
El cristal que quedó por sacar,
para así poder recordar,
que todo
fue
verdad.

Por: Deva (España)

comoun8tumbado.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

7 Comentarios Agrega el tuyo

      1. Deva dice:

        Muchisimas gracias!!

        Me gusta

  1. Qué buena manera de hacer que una de las peores sensaciones se convierta una creación sublime ❤

    Le gusta a 1 persona

  2. José Carlos Mena dice:

    Muy bello, me ha gustado. Enhorabuena. Un saludo cordial

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s