Empieza el juego

Las pasiones ocultas, los anhelos furtivos, la clase de sucios pensamientos que le hacían sentir viva; ella era la clase de chica que conseguía atraparte con su intensidad. Sí era intensa, por ende hipnótica porque perderse en las tinieblas, siempre era más divertido que caminar bajo la previsible luz del sol.Tenía un halo macabramente angelical que hacía querer estar cerca de ella, también lo sabía y por eso lo utilizaba. Se conocía así misma, sus límites, sus virtudes y sus excesos.

Tomar de todo, menos decisiones era una constante en su vida. Conocía perfectamente la naturaleza humana pues estos funcionaban por dos sistemas; tal y cómo leyó en un libro alguna vez y la propia experiencia le había enseñado. El sistema 1 o el instintivo, el sistema 2 el racional. Sí sabías que teclas pulsar hacías lo que quisieras con una persona… Ella siempre sabía cuáles debía pulsar en los tiempos correctos, en las dosis correctas.

Le gustaba acechar a sus presas, sobretodo en las noches que no tenía nada que perder. Siempre. Hacerles creer que eran los directores de la orquesta, lo que sus conquistan desconocían es que ella había escrito las partituras hace mucho. Era la clase de persona que conseguía romperte todos tus esquemas y declararte adicto. Sí, era adictiva y como toda droga que se respetase, la sobredosis ocasionaba la muerte.

Su vida era divertida, nunca preocuparse demasiado. Jamás tener sentimientos reales, ser la reina del placer, disfrutar hasta que le conoció. Con la música de fondo perfecta, augurando la sinfonía de un réquiem a punto de producirse. Parecía haber encontrado a su alma gemela, ambos se sumieron en un peligroso juego de negaciones pero claro, entre dementes estaba todo permitido ¿no? Era excitante, tener nuevas conquistas y una irresistible. Volvía a sentirse viva después de mucho tiempo.

La vida, nunca le duraba demasiado porque ella era veneno en edición limitada.

Aquella noche, quién se había postulado como su alma gemela estaba en peligro. Recibiendo una paliza de muerte en aquel antro, ella podía haber intervenido. Podía haberlo evitado pero no lo hizo. No, haberlo hecho hubiera supuesto admitir una debilidad. Implicaría reflejar que era capaz de sentir y en la cadena de supervivencia, sí eras depredador nunca podías mostrarte débil.

En aquel momento, entendió que había estado abrazada a una ilusión que acababa de romperse porque no había nada, ni nadie en este mundo que pudiera corromperla. Cambiar su esencia, pese a que le pareció bonito que alguien fuese capaz… Entendió que ser ella era aquello, ser ella era oscuridad y sí no podía soportarla. Simple. No era apto.

Él recibió una paliza de muerte, lo dejaron agonizando mientras ella observaba con una copa de ginebra pink en la mano. Sólo cuando quedaban carroñeros en el lugar se acercó a él, dejó la copa en el suelo y le miró profundamente mientras deslizaba sus dedos por su tullido rostro.

Creía que no había nada más placentero que oírte gemir, me equivoqué. Verte agonizar me…-Se muerde el labio-resulta más entretenido. Te ayudaría pero…no me resultas ya útil, amor mío.-Dijo mientras aferraba sus manos al cuello de él.- Requiest in pace, querido.– Terminó de estrangularle mientras le susurraba al oído.

El sufrimiento, el poder de arrebatar una vida o más bien, la capacidad de darle la paz eterna le hizo sentir frenesí. Acababa de llenar por primera vez en muchos años su voraz vacío. Había estado ignorando su verdadera vocación, la razón por la que había nacido. Limpiar el mundo de seres vivos. Aquella noche, entendió que su profesión era la de asesina. Placer y dinero, ¿se podía pedir más?

Cogió del suelo la cazadora de su ex-amante y se la puso. Tomó uno de los cigarros de la pitillera, fuera en la calle hubo un cruce eléctrico de miradas con una chica. Ella sonrió ladina pues acababa de empezar el juego y aquella insensata no sabía que acababa de firmar su sentencia con la muerte.

Por: Verácida (España)

catarsisneuronal.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Pingback: Empieza el juego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s