Edición Limitada

Hace tiempo un alma descarriada me dijo:

“Fuego responde con lanzallamas”

Nadie hubiera imaginado cuán cierta era aquella afirmación. Dejando a un lado el saber popular, aquella cita para nada célebre definía a la perfección la siguiente situación. Sarcasmo a sarcasmo, ironía a ironía aquella mujer no terminaba de salir de mi cabeza. No sabía que me hipnotizaba más: su lindo rostro, su carácter o su inteligencia.

Era un instinto que despertaba, por ello sabía que debía apartarme. A su ácida manera… era demasiado adictiva.

Siempre fui la clase de presuntuoso que hacía lo que se le antojaba, servicio completo sin compromiso.

Ella estaba en otra categoría, parecía que escribía sus propias reglas… de verdad. Una fuera de serie, una edición limitada. Eso era lo que creía, con mi copa en la mano; en aquella fiesta. Extrañamente había acudido ella. No podía evitar no mirarla, era consciente de que no se había puesto su mejor vestido; pero tenía algo. Un sex-appeal que te atrapaba y hacía que quisiera arrancarle el vestido; que no se cenñía para nada a su figura.

  • Pero… ¿qué ven mis ojos? Valentín perdiendo fuelle. Quién te ha visto y quién te ve…

La metralla estaba cargada, el espectáculo había comenzado y por alguna extraña razón parecía ser yo… el protagonista.

  • Uno aprende a reservarse con el tiempo -respondí-.
  • Incluso los mejores vinos, se echan a perder con el tiempo… -Ella alzaba su copa de vino para brindar con la mía-.

Después se va de camino al jardín. Sí, la estaba siguiendo demostrando así que tenía de todos, menos instinto de supervivencia. Adentrándonos en el laberinto, de repente, se detuvo.

  • ¡Vaya! Se ve que esta noche juegas a ser valiente -me dice acercándose a mí-.
  • Ser valiente, es de caballeros. Más bien soy yo… un inconsciente.
  • -Se acerca a mi oído y me susurra- ¿Entonces, qué te detiene?

Ese fue el momento, en el que firmé mi sentencia de muerte. La agarré de la cintura, pegándola contra los setos; mientras devoraba sus labios o, ¿ella los míos? Noté como deslizaba maliciosamente su rodilla por mi pene duro. Me perdí en cada curva, acelerándome a cada bocado suyo. Subí mi mano por su muslo, para adentrarme en sus bragas. Noto que muerde mi labio fuertemente y dice:

  • NO.

La irracionalidad se apodera de mí y la giro; teniendo su trasero pegado a mi Frankfurt. Noto como ella pone su culo en pompa, no dudo en adentrar mi mano en su clítoris. Me da un cabezazo, se aparta y noto como la sangre sale de mi nariz…

  • No, aquí no. Vamos a tu casa.

Mientras sigo alucinando, tira de mi mano para el coche.

Llegamos a mi casa y no pasamos de la entrada, cuando se quitó el vestido. ¡Madre mía! Jamás hubiera adivinado lo que se escondía tras el vestido… Temenda. Mientras flipaba, ella ya me había pegado contra la pared, su lengua jugando con mi pezón. Acababa de descubrir que me gustaba… Una de sus manos estaba ya entre mis piernas, tocándomela, ¡qué ganas de  metérsela! Estaba desnudo, ella aún en ropa interior, de rodillas comiéndomela. Entre jadeos consigo decir…

  • Me voy.

Ella para un instante y me mira, lujuriosa.

  • ¿Y?

Vuelvo a notar la calidez de sus labios, envolviendo mi pendrive… corriéndose. Ella se aparta un poco y veo como la corrida se desliza por sus labios hasta su escote. Aturdido pero guiado por el hambre invisible, la cojo de la mano y la llevo a la habitación. De nuevo, intenta mandar pero esta vez la empujo a la cama; yendo detrás arrancándole las bragas.

Quiero torturarla, derritiéndola a fuego lento. Beso, lamo y muerdo cada poro de su piel, me ensaño con sus senos, su pezón… Hasta que se lo como todo; sin dejar nada allí abajo. Mi lengua quiere más y más de ese jugo que ella sólo sabe dar. Consigo que se corra pero… ¿acaso alguien lo dudaba?

Me coloco enzima de ella, nos miramos unos instantes y volvemos a empezar. Arañazos, bocados, gemidos… Cuando estaba colocándome el preservativo,  se muerde el labio y dice:

  • ¿En serio? Pensé que no eras un caballero…

Se coloca a cuatro patas y yo hago lo que mejor sé hacer: Meter y sacar. Disfruto de la turgencia de su trasero y de todo. Caigo rendido, cuál bebe y cuando despierto ella no está. Esperable.

En el trabajo, sigue tan altiva como siempre. En un descanso, la pego contra la pared pero ella me da un rodillazo en los huevos.

  • Buenas tardes a ti también.

Se aparta con cierto toque de asco.

  • Pensé que…
  • ¿Para qué piensas? ¿Creías que ya tenías todos los derechos sobre mí? Más prepotente y no naces.
  • Lo de ayer no fue cualquier cosa.
  • Porque tú lo digas; ¿no se te ocurre preguntarme?

Rueda los ojos y se va.

A la salida del trabajo, justo cuando la alcanzaba, la agarro y me dice:

  • ¿Por qué tocas?

En ese momento, pita una moto y se baja un tipo. Observo como se besan y lo entiendo todo.

Me ha usado, igual que se usa el papel del baño.

Aquí sigo yo, con la copa en la mano en un antro de mala muerte. Rememorando cada gemido de ella, la sed de ella mientras sé que no es para mí. Entiendo por primera vez, el daño que he hecho a  otras mujeres por cabronazo. Mientras me sigo preguntando que le he hecho al puto karma, para hacerme comprender por dolor y no comprensión.

No sería más el mismo pues no volvería a cruzarme con una edición limitada como ella.

Ahora, a la cita que alguna vez oí me atrevería a añadir:

Fuego responde con lanzallamas, hasta que la llama se apaga y sólo queda la metralla… en un pésame continuo.

 

Por: Verácida (España)

catarsisneuronal.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s