Ser (*insertar género/sexo*)

El lenguaje crea realidades, resulta sorprendente hasta qué punto ciertas frases pueden condicionar a una persona desde sus orígenes. Las palabras no son vacías, poseen toda una fuente de connotaciones y matices socio-culturales.

Por ello, el uso del lenguaje que realicemos marca nuestra sociedad. Detalles en infinidad de frases: “Eres una puta”, “Eres un Don Juan” por citar alguna del montón refleja que ante dos comportamientos afines; disfrutar de su libertad sexual y amorosa; se juzga de manera distinta. Sí, en pleno siglo XXI no hace falta que se lleven las manos a la cabeza.

Ser mujer no sólo designa el sexo anatómico, lleva implícito una serie de imperativos que estando o no de acuerdos con ellos; se presuponen. Ser mujer implica querer ser madre, ser mujer implica delicadeza, fragilidad, ternura, disposición a cuidar de los demás, desarrollar ciertas profesiones, no ser rebelde, ni avariciosa, ni demasiado inteligente.

Ser hombre, no se refiere a ser macho. Ser hombre es mantener la compostura en todo momento, no expresar abiertamente sentimientos, fuerte, brillante, sagaz, poder conseguir lo que deseas, ser padre o no…

Ser hombre o ser mujer, son estereotipos de género. Si bien, el género es un término polisémico está claro que el término señala el sexo social.

¿El sexo social? Sí, el que la sociedad impone con una serie de valores. Solo viendo la publicidad queda claro cuáles son las posiciones sociales, las relaciones sociales de poder de ambos sexos.  La manera en la que se cosifica el cuerpo femenino, sometiéndole a cánones que no siguen la media… y al masculino, imponiendo un prototipo de masculinidad que no suele ser la norma.

Entonces, sí no sigue la norma es muchos casos… ¿Por qué es la norma?

Ser mujer o ser hombre, es lo que nosotros dejemos que sea. La realidad que construimos al usar las palabras para cada término. Las mujeres pueden ser todo lo que ellas quieras, los hombres también.

Si de verdad se quiere un mundo equitativo, donde las desigualdades sociales de género no imperen, ¿no sería lo más adecuado erradicar los términos que la promueven? ¿Por qué en vez de decir puta no decimos libre? ¿Por qué en lugar de vividor-follador no decimos libre?  ¿Por qué halagamos un comportamiento y criminalizamos el otro?

 

Está en nuestra cultura, esa que perpetuamos con cada uso despectivo del lenguaje. Con cada gesto de desprecio, esa en la que si no se trabaja la discriminación de sexos será la misma que la de tiempo atrás. Sí, has leído bien lo único que varía es el contexto-histórico cultural pero las acciones, el uso del lenguaje… ¿De verdad ha cambiado? ¿Las actitudes?

 

Hablar con propiedad, siendo consciente del poder lenguaje, concienciando de que las palabras no siempre se las lleva el tiempo; sino que son poderosas y se afianza con el paso del tiempo, al crecer… Conforme nos aferramos a los prejuicios y los alimentamos. La única manera de erradicarlo es con hambruna, hasta su fin. Cuidemos el lenguaje, revolucionémoslo.

 

Por: Verácida (España)

mecanicairracional.wordpress.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s