Sé que dueles (Parte II)

Sé que dueles (Parte I)

Y ahí estaba yo, enfrente de la habitación que tanta felicidad me había dado. Viendo cómo nuestros recuerdos se desvanecían uno por uno. Abrí la puerta y le vi. Vi cómo se sobresaltaba, estaba segura de que no me esperaba allí. Pude ver que estaba bien acompañado. Ella estaba desnuda encima de él, se podían ver sus mechones de pelo castaño ocultando el cuerpo de él. Ninguno articuló palabra, era como si desearan que aquella situación sucediera. Me dio la impresión de que se quitaron un peso de encima, ya que no me lo tendría que contar. Me miró y por primera vez en mi vida no supe encontrarme en sus ojos. Sin pensarlo ni un momento salí corriendo, pero escuché que detrás de mí alguien me seguía. Consiguió pararme en la puerta, pero yo le arreé un derechazo tan fuerte que le costó seguirme el paso. Fui directa al coche con las lágrimas en los ojos, viendo como mi futuro se desmoronaba. Cuando arranqué, ahí le vi borroso, corriendo hacia mí, pero yo pisé el acelerador y me desvanecí en un par de calles. Llegué a casa y me metí en la cama, no quería saber nada, ni del viaje ni de él. El móvil no paraba de sonar, así que opté por apagarlo. Ese día no me esperaba nadie, así que estaría tranquila y sola, todo lo contrario a lo que había planeado. Me dormí de las lágrimas. El timbre y unos golpes en la puerta me desvelaron. Intenté ignorar, pero el ruido del timbre era cada vez más molesto. Me levanté y cogí las pocas fuerzas que me quedaban. Me dirigí a la puerta y abrí. Ahí estaba él mirándome, yo sin embargo no podía ni hacerlo, la última imagen que tenía de él era con aquella chica y eso me estaba matando por dentro.

-Te llevo llamando desde hace un buen rato. ¿No piensas contestarme? Déjame explicarte lo que has visto antes -dijo lo más calmado que pudo. Ya que sabía que en el momento que me levantara la voz le caería otro derechazo.

-¿Qué tienes que explicar? Dime, ¿qué tienes que explicar? Vamos, si como no tuviera ojos y no supiera lo que he visto. Es que esto es el colmo, ahora me pondrás un argumento científico para explicar que me estabas poniendo los cuernos con otra. -Yo me reía de lo absurdo que sonaba todo aquello.

-No quiero hacerte daño, pero ambos sabíamos que este día llegaría. Hace tiempo que nuestra relación está en caída. Hemos pasado una mala racha y ninguno ha puesto nada de su parte por intentar superarla. Y lo sabes tan bien como yo. Y no sabes lo que me duele. Pero sabemos que ha llegado el fin y tenemos miedo de afrontarlo -me dijo con lágrimas en los ojos-. Y además, no he hecho nada que tú no hayas pensado ya hacer.

Esas palabras me dolieron, así que cogí toda la rabia que tenía dentro y le contesté.

 

 

Por: Edelsteine (España)

instagram.com/igecofer/


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

4 Comentarios Agrega el tuyo

    1. Edelsteine dice:

      Muchísimas gracias 😊

      Me gusta

    1. Edelsteine dice:

      Muchísimas gracias 😊

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s