Cuentos/Relatos Dionisos y Apolo (España) Escritores de Letras & Poesía

Ella y yo: Vive y deja vivir

 

Pero, por Dios, ¿esa mujer no tiene quien le diga como va?… ¿Es que nadie la quiere?

Ella, mi ella, está alborotada, indignada, le va a dar algo, los ojos casi se le salen de las órbitas. Me mira como diciéndome: «¡Haz algo! ¿No ves “eso”?».

“Eso” es una señora algo mayor, algo más que maquillada, con una enorme pamela algo más que original, con ropa de colores algo más que chillones, con carnes algo más que abundantes. Lleva dos correas, una en cada mano y en el extremo de las correas dos chuchitos chillones, uno con una pajarita de color amarillo, la del otro es rosa; en las colitas lucen sendos lacitos, cada uno del color de la pajarita de su compañero. Así, y con zapatos arcoiris de plataforma vertiginosa, se pasea la dama, ufana, feliz, por medio del paseo marítimo, atorado de personal. A todos mira, a todos sonríe, con todos es amable. A saltitos se desplaza, como si pasara de puntillas de una nube invisible a otra nube. ¡Bendita criatura!

Le pasa con mucha frecuencia (a mi ella, digo), pero se le nota más cuando vamos de veraneo. Me explico: es de las personas a las que les gusta las cosas correctas, pertinentes, mesuradas. En fin, es más bien partidaria de la homogeneidad, de la norma, de no dar el cante.  Del tipo nosotros somos personas formales, sensatas, no nos metemos en aventuras como otros, somos serios y honestos…, etc.  Y cuando el paseo marítimo de la ciudad en la que veraneamos despliega su espléndido abanico de apariencias y procederes, ella, a veces, se alarma (¡A dónde vamos a llegar!), y hasta se escandaliza.

Sin embargo, yo, andando por el paseo marítimo, disfruto, me lo paso bomba. Me admira las diferencias, en tantas cosas, entre los seres humanos. Me dice que soy vulgar, que no tengo gusto. Y me lo remacha acercándome su índice despreciativo: «¿Tú te crees que puedes ir aquí con esa ridícula camiseta con el dibujo de Mafalda y Felipito?». 

Vuelve a la carga, señalando a un hombre ya mayorcito, superbronceado, con gestos y andares algo femeninos: «No me dirás, mira ese, podría reportarse un poco, va como un pavo real». Y, pasando ante una pareja de jovencitos morreándose: «No tienen vergüenza, no habrá sitios… ¿Y esa de allí?; podría mirarse en el espejo antes de salir de casa».

Yo le opino que, a mi corto entender, este asunto es, como todo, una cuestión relativa, cosa de límites. Parece ser que existen personas extremas, groseras, chocarreras, de mal gusto, hasta patéticas. Pero lo que es chocarrero para uno puede que no lo sea para otros. ¿Dónde está el límite? ¿Quién lo pone? Que hasta en eso somos diferentes los humanos: cada uno tenemos nuestra propia vara de medir.

Ella se exalta y me responde que qué límites ni ocho cuartos, que la señora va hecha un adefesio, que si no lo veo. Y como hoy tengo ganas de oírla, le digo que puede ser así, pero que en este tema lo más importante, lo verdaderamente importante, es la aceptación. Y dejo caer que hay individuos que podrían ser más transigentes cuando juzgan a esas otras personas que no son como las normales a la hora de pensar, decir, vestir, comer, etc. Que no se puede imponer la forma de pensar y hacer. Que la diversidad es fértil, creativa (estaba yo teórico aquel día). Que el tiempo de la Inquisición y de los nazis ya pasó (bueno, eso pienso yo… al menos por aquí, y por ahora).

Conseguí sacarla de sus casillas; bueno, tal como estaba el patio no era muy difícil. Pero creo que me pasé. Me costó un trabajo considerable apagar el incendio que había provocado.

Tenía ganas de oírla, pero no tanto tiempo ni tantas cosas.

Imagen destacada: Composición de Dionisos y Apolo, texto (adaptado) de Joaquín Lavado Tejón, Quino

 

6b (5).png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.