Escritores de Letras & Poesía Luna Caótica (Colombia) Poesía en Verso

Catalina

En las noches de invierno,

tan tímida y tan callada,

siempre está Catalina

recostada sobre su cama.

 

A ella siempre le atraían

la sangre y las cucarachas;

las miraba con ternura

y entre sus manos las tomaba.

 

Gustaba de cargar sapos;

a la gente no soportaba.

Detrás de su tierna sonrisa

su verdadero mal ocultaba.

 

Pero era solo una niña,

leer cuentos también quería,

y si alguien la interrumpía

el cuello le cortaría.

 

Una vez leyó

El esqueleto ladrón,

y de un pobre hombre

solo dejó huesos y corazón.

 

Un día la nena jugaba,

a un conejo quiso atar

a un cohete de pólvora,

que en segundos hizo explotar.

 

“Oh, la nave ha fallado”,

le dijo a su capitán,

sonriéndole a su perro

tan oscuro y fantasmal.

 

Muy desordenada su casa,

con telarañas por doquier,

las cortinas eran de polvo,

nunca había limpiado recién.

 

No dejaba entrar extraños,

cuidadosa sin mirar a quién;

a todo aquel que toque la puerta,

lo tajaba y guardaba bien.

 

Ella nunca dormía,

y no despertaba en las mañanas;

en su cabeza negra vivía,

entre huesos, ratas y arañas.

 

La chica no caminaba,

no se sentaba ni se paraba,

se veía postrada en una cama,

mirando al techo o quizás a la nada.

 

En su cruento mundo moraba

inmóvil, quieta y sedada,

porque la delicada Catalina

esquizofrénica estaba.

16

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.