Escritores de Letras & Poesía Reflexiones Verácida (España)

Ira políticamente incorrecta

El corazón ni es sístole ni diástole, consigue liberar tensión, ese resquemor que hace hervir tus arterias y rabiar a tus venas. Ese pálpito que resuena en tu cabeza, sin pausas pero sin prisas, ejerciendo esa presión, esa tensión que ansías liberar con todas tus fuerzas.

Pero… ¿Qué ocurre cuando tu cuerpo te pide a gritos liberarla de manera políticamente incorrecta? ¿Hasta que punto el civismo es saludable?

Amantes de la psicología o directamente profesionales del sector opinan que lo que sucede es por falta de gestión emocional o una más bien nefasta. Siguiendo esta línea de pensamiento, todos tenemos ese déficit a lo largo de nuestra existencia.

Existe otra perspectiva, a veces olvidada. En el fondo somos animales, racionales pero animales, ¿no existe el instinto materno? ¿por qué no puede existir el instinto de la furia? ¿Por qué querer ser madre es legítimo pero querer dar un puñetazo a alguien no? Lo primero da vida, lo segundo regala rinoplastias.

Ironías aparte, el dogma de lo políticamente correcto al 100% ¿nos está beneficiando? ¿Se está mejorando esa supuesta canalización? ¿Cómo defenderse con palabras ante alguien que solo entiende de fuerza?

Un autor suizo, Roland Pfefferkorn, ha establecido una interesante percepción sobre el género y lo que el conoce como “rapport sociaux de sexe” que se sustenta en las “rapport sociaux de pouvoir”. El texto no está traducido al castellano, pero podría traducirse como “relaciones sociales de sexo o poder”, y plantea una interesante percepción de los roles sociales. De él aprendí que el poder se asocia a la fuerza y a la inteligencia (haciendo una simplificación incluso grosera del asunto).

Esas relaciones de poder nos delegan a veces a un estatus inferior, según la sociedad. El estatus que le da a un hombre creerse superior físicamente a una mujer puede darse viceversa o incluso entre hombres, pero siempre sigue una premisa: el hombre se cree con el derecho por su fuerza, la mujer es temida porque se parece al hombre de la fuerza.

Pero… ¿quién se sale de ese binomio? ¿A qué queda relegado socialmente? Al silencio, a la indefensión, la sumisión… ¿Y qué ocurre si hay personas discordantes? El sistema no sabe como tratarlas… No digo que con mis palabras se deba pegar a todo el mundo por doquier. Solamente planteo la posibilidad de dar un puñetazo a tiempo a aquella persona que se cree superior físicamente. ¿Qué ocurriría si eliminásemos esa barrera? Muchas cosas de las que ocurren desaparecerían, otras no. Muchas sí… entonces, ¿por qué nadie nos enseña defensa personal? ¿por qué no se nos entrena en un mundo hostil a sobrevivir pero sí se nos enseña a callar?

Hay algo que está fallando cuando por miedo callamos y nos faltan agallas. Sigue fallando cuando aceptamos ser meros títeres del destino y no nos imponemos a él; el error persiste cuando miramos raro al de al lado por tener valor. Por saber decir que sí  cuando es que sí y no cuando es no.

Mientras, eruditos de la mente tildan esta situación provocada por tener escasa inteligencia emocional, cuando en el mundo la superioridad impera.

La rabia sigue golpeando a nuestras neuronas, invitándonos al colapso, a hacernos mejores amigos de la frustración y con ello la desidia, dando así la victoria a quiénes nos dicen qué y cómo ser.

Pensadlo fríamente… ¿No ha habido jamás ninguna situación en vuestra vida que dando una hostia a tiempo, se hubiera arreglado la situación rápida y eficazmente?

Al menos a mí se me vienen a la mente más de una noche de fiesta o algún que otro recreo en el colegio… Que me enseñó el no hacer nada, a tener miedo y no respeto por mi misma.

¿A qué estamos esperando para saber defendernos?

 

 

(27).png

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.