Cuento Oliver P. Rohand (Venezuela)

Scherzo, colpa: You just do as you’re told

-Suena a reto.

Imaginemos que cada ser del planeta se pudiese dar a conocer a través de algún extraño aparato que te permite encontrar información almacenada en un tipo de biblioteca infinita de libre acceso.

-Ni siquiera tú eres capaz de eso.

Tal aparato debería tener una serie de instrucciones lo suficientemente específicas como para evitar el disgusto de cualquier usuario, incluso debería darnos precauciones.

-No es más que un juego, la vida es muy corta para no querer disfrutar de alguno.

-¿En verdad crees que el poder sentir que cada rayo de luz solar tiene un nuevo significado es solo un juego?

El simple sentido común no podría guiarnos a través de tan peligroso laberinto, necesitamos de supervisores, moderadores y una seguridad especializada y personalizada.

-Mira nada más, ¿quién es el poeta ahora?

-Ugh.

-“Ok, tienes razón”. ¿Qué te cuesta?

-El que seas suficientemente imbécil para darle el tono de chiste al amor no te hace un genio, solo un cretino más.

-No implica que me equivoque.

-Llamándole a lo único por lo que aún valemos algo una trivialidad, lo intuye.

“No buscar roomates en Internet” debería ser de las primeras reglas.

-Aún no oigo que me corrijas…

Tac… Tac… Tac…

-Buenas noches, Cris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: