Kabur (Argentina) Poesía

La rama y el rayo

El rayo que partió la rama,
era más rama que rayo,
y la rama era pura energía.

En su impacto invisible,
quedaron al descubierto
mis vulnerables entrañas.

Tus ojos fijos y labios eternos;
tus manos temblorosas
eran más mías que tuyas.
Pero yo no era de nadie.

El tiempo se derramó inexorable,
como un río que nace de una copa
y muere en las grietas del suelo,
en la tierra árida de un otoño seco.

Los miedos brotan de un árbol
que pare frutas indefensas.

4 comentarios

  1. “Tus ojos fijos y labios eternos;
    tus manos temblorosas
    eran más mías que tuyas.
    Pero yo no era de nadie.”

    Estupendo, además de este

    “El rayo que partió la rama
    era más rama que rayo,”

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: