Autores Eva Zúñiga (España) Opinión

Cambiemos el mundo

Cuántas veces hemos esperado que nos llegue un dichoso WhatsApp de esa persona. Sí, de esa misma en la que estás pensando ahora mismo. Te vas a dormir habiendo dejado una conversación a medias, o incluso ni siquiera empezada, y te despiertas diciendo: “ojalá me haya escrito”.

Esta práctica, aunque la neguemos, nos ha sucedido en alguna ocasión, pero no nos hemos parado a pensar realmente en el significado. Probablemente nos hace mucha ilusión que esa persona nos hable porque la consideramos importante en nuestra vida. Porque de alguna manera nos aporta algo o porque simplemente nos gusta pasar tiempo con ella. Yo ahora solo dejo caer esta idea:

¿Quién es la persona más importante en tu vida?

La más importante, la que sabes que sí o sí va a estar ahí. Incluso cuando te desesperes, cuando quieras dejarlo ir, cuando quieras huir. Realmente podríamos pensar en nuestras madres o nuestros padres, en nuestro mejor amigo, en esa amiga a la que le cuentas todo, en tu hermana (que sabe casi más de ti que tú mismo)…

Hay mucha gente, pero realmente quien siempre va a estar al pie del cañón vas a ser tú mismo. Y ¿cuántos mensajes esperamos al comienzo del día nuestros?

En la sociedad actual en la que parece que lo único importante es el número de seguidores en Instagram, de amigos en Facebook y de followers en Twitter, resulta difícil pensar que alguien se preocupa por lanzarse un mensaje por la mañana. No digo que tengamos que convertirnos en unos narcisistas egocéntricos y comenzar a menospreciar al resto y mirar por encima del hombro. Sino simplemente dejar que los días no pasen desapercibidos para nosotros.

A veces no nos paramos a pensar en decir “¡Ey, que estoy viva!, que estoy haciendo cosas, porque soy yo quien las hace y no me mueven como una marioneta, aunque a veces realmente lo parezca”. Quizá el mundo sería un lugar mejor si nos encontráramos con gente que valora lo que es, lo que hace y lo que podrá llegar a hacer.

Por si acaso esto fuera verdad, ¿por qué no mejoramos el mundo?

Vídeo poema con el texto recitado sobre un montaje de imágenes propias.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: