Río sin rumbo

No tengo rumbo.
No tengo cara.
No tengo historia.

Nada.
Tristeza.
Soledad.
Silencio.
Vacío.
Miedo.
Inmensidad.

La bahía se mece de un lado,
el río color león se embravece del otro.

La escollera tiene ese qué se yo,
que divide aguas, separa… aleja…
aparta del inalcanzable horizonte
donde Yasí, desesperada, busca a su amado.

Ecos de la sirena nadadora entre las islas
del Río Uruguay, que el corazón añora…

Flotando aguas abajo, los camalotes bajan,
se depositan en las arenas de la taza de plata.

Un niñito que llora y gime
como charaboncito en la inmensidad desolada.

Ecos que resuenan en la Gruta del Palacio;
susurro de las hojas del ombú solitario.

Soledad que se refleja en las ondas
de algún río ancho como mar.


Extracto de Once relatos del juego de la vida, de próxima aparición.

Por: Fabio Descalzi (Uruguay)

blogdefabio.com


Únete a nuestras redes:

facbook             twitter-icon-circle-logo             instagram-icon-3cd2e3790075e545be9ea3a14fe12baf             tumblr_256             social_youtube_63

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s