Autores Mafe Piñeres (Colombia) Poesía

Encerrados

La casa no es refugio, y el hogar es un invento.

Hay un virus afuera y hay invierno adentro.

No hay escapatoria entre enfermarse del cuerpo en la calle o enfermarse del alma en la casa. El hospital del cuerpo está colapsado y el hospital del alma está desahuciado.

Suena el silencio:

Silencio denso
Silencio que pesa
Silencio que huele a frío
Silencio que sabe a adiós
Silencio estridente
Silencio donde hubo amor.

Dos son compañía:

Pero él entierra su cabeza en la prensa, aunque ni su cuerpo ni su mente le presten atención, mientras ella le sube el volumen a la música de su celular y se abstrae, fingiendo trabajar.

A él se le pasan los días de encierro, ella no volvió a contarlos.
Tienen una vida indiferente, esperando huir aunque ninguno lo intente.

¿Cuándo terminará este encierro?

Nunca. Tal vez pronto se levante la prohibición y el miedo mundial, pero de la cárcel de su alma nadie los liberará.


6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: