Melina Matélica (Argentina) Poesía

Domingo

El sol se había ido a buscar a la luna. La luna llegó en busca del sol. Yo no podía hacer nada por ellos. Me sentía sol y luna a la vez. El aire estaba diferente.
Olía a domingo. Se me inundaba el alma de un vacío profundo. Me llenaba. Era un instante detenido por un siglo dentro de mi corazón.
Dolía a domingo. La noche intensa, venía en busca de suspiros. Yo tenía unos cuantos atragantados y se los quería dar a todos. No quería que me quedara nada. Quería secarme. Pero para secarme debía ahogarme.
Moría el domingo. Y yo me dejaba morir con él. Tenía que hacerlo. Tenía que hacerlo porque iba a nacer.
Temía el domingo. No podía juzgarlo. Lo vi tan desnudo e indefenso como yo. Tembloroso. Corrí a abrazarlo. Lo sentí. Sentía cómo me fundía en él. Dolíamos, temíamos, juntos. Moríamos… La noche nos veía morir y moría con nosotros. Suave. Lento. Ya no dolíamos. Ya no temíamos. Flotábamos. No tenía nada, pero lo tenía todo.
La luna se había cansado ya de esperar al sol y comenzó a morir con nosotros. Y las estrellas. Y el silencio. Ya no dolíamos. Ya no temíamos. Y ya no importaba si el sol no regresaba. Quizás nosotros no íbamos a volver. Ya nada importaba. Ya no teníamos nada. Ya nos teníamos a nosotros.

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: