Sin ser, será

Aurora abrillanta los colmillos del lobezno que yace inconsciente Entre brumas y arenales que rozan ábacos con los pies de orilla Vestida de azul, incorpórea, cenicienta virgen da cuenta de sus Pecados Las armas pálidas del otoño sangriento alcanzan al feto El feto llamado que es helado en esa holgura despierta De lo inconforme, delSigue leyendo «Sin ser, será»

Su libertad, hoy

Tras hacer el amor con otra ella te dedica una sonrisa, esa que nunca se apagará Y pierdes la noción que abrigabas del nosotras Comprende su anhelo, su albedrío, sé paciente con su sed de pieles, con su filosofía de no acariciarte Piensas si, siendo infante, se sintió tan desprotegida Que hoy, pudiendo regodearse enSigue leyendo «Su libertad, hoy»

Medicina

Encontrarse a sí misma es lo que movió a Cecilia hasta el corazón de la isla bonita. La Palma se exhibía en forma de flecha que pendía boca abajo, poblada de volcanes y vegetación enmarcada por mareas atlánticas. Todo ello en colores que semejaban ballestas para los sentidos, tregua fragante de almas buscándose, clamando porSigue leyendo «Medicina»

El origen del carmín

Encontró el parásito mientras observaba absorta el barranco. Las alturas desde tierra firme se percibían de otro modo. Se trataba de un vértigo invertido. Rodeada de dragos y pinos canarios, sus achinados ojos derramaron toda su intensidad en la cochinilla. Apenas apreciable, ella era la culpable de que las mujeres tiñesen de carmín sus labios.Sigue leyendo «El origen del carmín»

Interior

  Mientras otros duermen yo velo la vela del silente, ungiendo la fiebre en estío admito una blanca plegaria.   Espiritualidad por  tu aura, que se nombra con las drusas del místico y aquellas violetas espaciadas lento sobre la tarima.   Fue silencioso el perdón del soñante. Por: Antinomia (España) facebook.com/ctei1984 Únete a nuestras redes:  Sigue leyendo «Interior»

Portal 11 – 13: tiniebla azul

  Era la distancia, gruta de vacíos, que se dolía en tu voz.   Era la huella dactilar invadiendo tu herida en cicatriz garabateada.   Era mi voz entrecortada y el idilio de rescatar aquel hialino cobalto.   Era la cruel aspiración, el brebaje de pomelo amargo y mi ruta bifurcándose en inercia.   PorSigue leyendo «Portal 11 – 13: tiniebla azul»