La profundidad de los charcos

Estoy cortada por la mitad, de este aOeste. En un repartirme sin éxitoentre cosas cotidianas, a cambio deun corazón en modo estándar. Me disuade el día, con el rugidoIndiscriminado de la luz,huyéndole de un zarpazo al horizonte.Siempre en rojo.Adormecido. Doméstico. Idéntica a mí, una huella -tierna todavía-contra el camino subyacente, eligela intemperie. Y no sucumbeSigue leyendo «La profundidad de los charcos»

La mujer desnuda frente al espejo

«Las luces del carnaval arrancaron del silencio un ruido de cascabel que cayó entre nosotros. Rottweil, amilanada bajo la lluvia, depositaba contra las piedras brillantes de sus calles solas, algo parecido a una muerte previa: tiempo que se resistía a transcurrir y que se aferraba a la tarde con la dureza de un clavo contraSigue leyendo «La mujer desnuda frente al espejo»