Saber qué es dejar ir

Fueron víctimas tus manos cuando me dijiste que el tiempo cerraba las puertas hacia antiguas heridas, y que así acababa por curarlas. Es imposible, respondí, que sólo el aire que rueda entre las horas haga que los vacíos de nuestro cuerpo que fueron causados por ausencias y faltas de certezas se curen de la nada.Sigue leyendo «Saber qué es dejar ir»

Tiempo de cenizas

Ya era hora de volver al lugar del que nunca debimos alejarnos. Ya era hora de llegar a la orilla de la que partimos, soñando con encontrar otros cielos, otros ojos, otras manos. Era ya la hora de volver a mirar con esperanza hacia aquel horizonte que ardía en amaneceres y quedaba mudo al ocaso,Sigue leyendo «Tiempo de cenizas»

Cúrame mucho, que vengo rota

De verdad: a veces pienso que vivo en una sala de quirófano, en plena operación a corazón abierto, jugándomelo todo, y tus ojos clavándose en mi cuerpo sin anestesia, sin prisa, sin-ceros. Médico de primera, cirujano en toda regla es tu corazón al borde de mi lesión; tú que siempre has visto el amor comoSigue leyendo «Cúrame mucho, que vengo rota»

Saliva

Hasta la persona más fría anhela el calor de unos brazos que la quieran hacer sentir en casa. Porque el amor derrite hasta al más duro corazón. Y aunque nos empeñemosen construir corazas, todos nos dejamos acariciar el almapor quien sin ponernos un dedo encima,logra colocar saliva en todas nuestras heridas.

A veces olvido

A veces olvido que estoy heriday sonrío siete nochesdesembarcando el dolor,deshaciéndome de la pielcon los ojos desiertos. Me levanto aun sin haber dormido,doy cien vueltas sobre la alfombra-apenas de puntillas-con la puerta entreabriéndosey el equilibrio casi precario. Desayuno a cualquier horaen cualquier lugarcon los platos hasta el bordey los cubiertos en el piso. Me desvistoSigue leyendo «A veces olvido»

Esparta

Destroza mis duelos. Repara mi espejo. Besa esta mano alimentando mis monstruos. Estela que alumbras mis pasos, ven, prende fuego a este océano. Hazme arder una y otra vez  tras tu piel. Y resurgir; regenerar  las pavesas que aún quedan de esta humanidad. Destruye lo indestructible. Altera lo inalterable. Sana este yo tan hiriente. MiSigue leyendo «Esparta»