Mamá

Como una semilla germiné en tu vientre, nueve meses aferrada a ti; sintiendo sobre mí tu corazón latente tu voz armoniosa tu cuidado constante. Con tus manos, has forjado mi camino. Con tu palabra, has corregido mis desvíos. Con tu amor, has sostenido el sentido. Sentido de vivir, sentido de seguir, el sentido de comprenderSigue leyendo «Mamá»

Pacto

Tengo miedo del eterno deseo de morir algún día, porque es más eterno ese deseo que la vida misma. Miedo de sentirme mortal ahora y quererme inmortal después, cuando la vida ya no pueda defenderse pues el deseo ha sido más fuerte.  Sin embargo, siento alivio de la escapada final, del pertinente instante que nos da la vidaSigue leyendo «Pacto»

Regrésame

Te desconozco, ya no eres quien conocí —dijo mirándome directamente a los ojos. ¿Cómo confiar en ti? Cuando veo que tus actos, tus pensamientos y tus sentimientos no logran encontrarse entre sí. Me has fallado. Regrésame fortificada a esa persona por la que por un momento llegué a sentir orgullo, y ahora veo que seSigue leyendo «Regrésame»

Ella

Ella estaba a mi lado; la observé, se veía tan impávida e indeleble. Despertó en mí curiosidad pues su rostro me era desconocido. Al acercarme, no pude levantar su manto; un escalofrío arrebató mi cuerpo y solo pude tocar su cabeza cubierta. Ella y yo en un debate sin palabras. No quería mirarme, se mostrabaSigue leyendo «Ella»

El mar

Observo cada ola en un vaivén indescifrable Pienso en ti y te veo en ese mar, sin que estés ahí. Dentro de mí siento el ansia incesante de vernos juntos crecer Pero como este mar, Es impredecible cada movimiento que el tiempo nos devele. Y es tan inmenso, tan profundo, tan apacible Que no dudoSigue leyendo «El mar»

¿Y si no está…?

Me ha despertado mi corazón a todo galope; a mi mente ha llegado un pensamiento tormentoso: ¿y si no está…? ¡No! Ni para qué decirlo, tiene que estarlo, si no debió haber alguien quien lo notara, ¿y si ese alguien soy yo en este momento? Tiene que estarlo, si no su piel no se hubieseSigue leyendo «¿Y si no está…?»

Oda a tu mirada

Veo ¡oh, luces candentes! Aquellas pupilas enardecidas de pesares Iluminan la mañana frente a un espejo. En un trasfondo de ilusiones Así, insospechada y genuina Desemboca la verdad del mundo En el pestañear de ilusiones. Solo el viento entiende su lenguaje Solo la noche atormenta sus profundidades Es tan suya, pero sin él. Más alláSigue leyendo «Oda a tu mirada»

Zamba para olvidar*

Después de 16 años he decidido volver a mi país, a mi pueblo, al hogar del que partí y creí nunca más poder volver. En mi mente una canción: No sé para qué volviste, si ya empezaba a olvidar. No sé si ya lo sabrás,  lloré cuando vos te fuiste. No sé para qué volviste,Sigue leyendo «Zamba para olvidar*»