Nos alcanzó el destino

Nos alcanzó el destino en el momento que aterrizamos a la realidad. Quisimos jugar a ser nuestros, pero los plurales interrumpieron el comienzo y poco a poco el silencio se volvió parte de la verdad. Nos alcanzó el destino. Y todas las veces que dijimos querernos ahora parece más bien un relleno para evitar laSigue leyendo «Nos alcanzó el destino»

Senectud a la espera.

En esta carrera, el tiempo me ha alcanzado,en mi piel ha plasmado su experiencia.Me he vuelto océano,surcos y remolinos me dibujan,mis huesos son ramas de arbustos secosque ya no producen frutos. He dejado de ser la de antes,la de siempre,la de la sonrisa completa,la de sueños nacientes. Mi cuerpo ya no tiene prisas,mis caminos andanSigue leyendo «Senectud a la espera.»

Votos nupciales escritos en la servilleta de un bar

Tienes que dejar de quererme. Mira que un día te voy a tomar la palabra y voy a hacer las maletas para que me lleves a recorrer el mundo, de este a oeste. Tienes que dejar de quererme. Mira que un día te voy a tomar la palabra y voy a colocarme justo en elSigue leyendo «Votos nupciales escritos en la servilleta de un bar»

Simplemente

Una vez te envolví en mi mente. Con mi deseo te arropé.   Agónico, temiendo mi sueño perder.   Ahora… sin presagios. Simplemente tú.   Desgarrado el velo. Simplemente luz.   Poema que forma parte del poemario «Trazas de vida».  

(Des)orden

Me empeño en buscar calmacuando en realidadmi sangre solo fluyecon el movimiento. Pero veo venir tu vendavalcon fuerzay tengo miedo. Pero a pesar de todo,deseo que llegue y me arrase. Lo deseo… porque a pesar de obsesionarme la paz,me vuelve loca tu caos. ¡Y que sí,que el orden es muy bonito pero entendí que deSigue leyendo «(Des)orden»

Haces que…

Tapa con tus manos mis ojos. Escoge el momento perfecto para sellarme la boca con un beso, mientras mi piel se acerca a la tuya sin remedio. Siempre supe que tu mirada acabaría llevándome a algún tipo de locura, a lo Romeo y Julieta, sólo que en este caso no es la muerte quien marcaSigue leyendo «Haces que…»

Viaje

Tantos reencuentros son deseados, pero unos pocos son necesarios.Me has llamado para decir, es tiempo, de mirarnos, abrazarnos.En tus palabras me visita la nostalgia, invaden los recuerdos;un instante quedo en silencio, pero no dudo, contigo no dudo, sin siquiera pensarlo te asevero, «pronto nos veremos». Olvido el presente, me concentro en el mágico puente;el traslado estableceSigue leyendo «Viaje»

Arriesgando

Dejar caer la máscara de jugador y mostrar lo que hay debajo es un riesgo que pocos están dispuestos a asumir. Dar el salto de la cama al corazón tampoco es sencillo, supone también una apuesta con demasiadas variables arriesgadas. Una aventura reservada para aquellos funambulistas que aman el subidón de la adrenalina en lasSigue leyendo «Arriesgando»

Amor en tiempos compuestos

Te encontré sentado conjugando los tiempos del olvido y, aun así, me senté a tu lado. Olvidé mis prejuicios sobre corazones destrozados; olvidaste tus recelos y los miedos enjaulados; olvidó el amor que ya estábamos marcados; olvidamos aquello que no habíamos olvidado; olvidasteis todos los deseos malgastados; nos olvidaron los dioses a los que habíamosSigue leyendo «Amor en tiempos compuestos»

Ámbar

Te quiero, y no lo digo sin causa de razón, es muy fácil quererte, tan fácil como decir sin hacer, como prometer y no cumplir, como dejarse llevar por la vida y terminar perdido en el pajar. Sin embargo, te cuento, para mí no ha sido fácil. Si bien sentir afecto por tu persona seSigue leyendo «Ámbar»

¿Lo sentiste?

¿Alguna vez ha saltado tu corazón? ¿Se te ha ensanchado el pecho al oír esa canción que fue de los dos? Seguramente no te ha pasado, así como no te sudan las manos al pensar que me puedes volver a ver, ni se te eriza la piel – así bien chinita – cuando recuerdas cómoSigue leyendo «¿Lo sentiste?»

Casi en silencio

Casi en silencio susurro a tu oído un ‘te quiero’ que ni siquiera sé si quiero pronunciar.   Casi en silencio toco una piel de la que ni siquiera sé qué puedo esperar.   Casi en silencio me hago bucle de tus días y torbellino de tus noches.   Casi en silencio mis ojos confluyenSigue leyendo «Casi en silencio»

Tu boca

Tu boca me arrastra; sin saber de dónde ni para qué.   Vacía y repleta. Melodía que vuelve a iluminarme —o desahogarme—.   Besos que auguran noche. Aleteos de último vuelo.   Boca cerrada y entumecida que de palabras no deja rastro.   Boca enterrada en cada huella, en cada esquina. No hay atajos.  Sigue leyendo «Tu boca»