Dos vocaciones

Hay una llamada a la paz y una llamada al fuego.Oigo, sí,a aquellos simbiontes que esculpen el espíritu,que exigen la moral, el éxtasis, el amor, el silencio. : Quiero ser llama brava, libre, inmensa, voraz. Quiero ver el tiempo siendo pasto de mi deseo, de mis ilusiones y mi esperanza; verlo todo, tocarlo todo, conocerSigue leyendo «Dos vocaciones»

Noorderplantsoen

Hoy se alzó el solsolitario, rey, amigo.Groningen, la gris y lluviosa,fue hoy anfitriona y blanca. Toda la gente se ha congregadoen el oasis, sin acuerdo previo:nos convocó el cielotribu por tribu, con sus dones. Hemos venido sonrientesa jugar, a bañarnos en rayos, a compartirbocatas y cacahuetes.Los hombres sin camiseta;las músicas dispersas saliendo de los altavoces,unoSigue leyendo «Noorderplantsoen»

Llamada al vendaval

Vuelve hoy a mí, vendaval,al fin,que un agujero dentro de mí te espera.Ven y bórrame, límpiame,entrega como ofrenda mi concienciaa un deseo nuevo,a un amor nuevo que me deslumbre.Trae a este tiempo y este espaciola imagen que desde el futuro añoroo llévame tú con tu fuerzaa otro tiempo y otro espacio donde otro agujero meSigue leyendo «Llamada al vendaval»

Ahogados en la niebla

Avanzamos en carros alados hacia una interrupcióny nadie dice nada,nadie osa romper el delgado cristal que allá brilla.Se cierne la nochesobre mi soledad, la envuelve,la serena y le susurra ideas, la convierteen una aventura. En vano perseguimos el jolgorioque nos visita y como el marhuye después, dejándonos al sueño del sol.Los nombres se diluyen,las copasSigue leyendo «Ahogados en la niebla»

Sueños y silencios

Cuanto más me envuelvoen este mundo cíclico, transparentede los sueños y silencios,oleado por vientosque portan espumas radiantes y efímerasmás cerca estoy de la más tangible tierraque escapa a los relojesy a los sentidos, que apenas rozatangencialmente la palabra:la más limpia y más inmediataen su manar del centro de los días,de la sangre, del temor, deSigue leyendo «Sueños y silencios»

Fantasía nómada

Desembarcar y abrir los ojosy con los ojos abiertos embarcar. La vocación de nómada,de marinero, de caminante,y la vidaenraizada en una ciudad, una habitación. Somos todos estirpe de cazadores,de pescadores y recolectores y migrantes.Silenció el neolítico aquel ritmoy persiste desde entonces nuestra añoranza:la juventud es rebelión contra el sedentarismo,nuestra espada la voz y nuestro escudoSigue leyendo «Fantasía nómada»

El verano de Madrid

El verano de Madrid:tantas tardes naranjasescuchando el silencio de casa, mirandolos cuadros de siempre en cuyo interiorhace calor también, así dicenlos ojos cansados de los gatosy el torso desnudo de mi padre niño;tantas tardes que se escapansin dejar memoria, sin que el tiemponos diga claramente que transcurrey la casatan quietaparece apenas real, apenas real queSigue leyendo «El verano de Madrid»

El poderoso grito

Todo tiembla,la estética se resquebraja en gozo,el cuerpo se convierte en un tic expresivo.Es perpetuo cada instanteen su hondura, es pleno,es brillante.Las manos agarran a la realidad y la realidad agarra las manos,las agitadespertando el poderoso grito que nace del anhelo de vivir. Fernando Benito F. de la CigoñaLeer sus escritos

Soñador o arquitecto

En este sueñolarguísimodonde todo se desvanece te persigoa ti,soñador o arquitecto,fuente de mi sustancia,fuente única.Haz que tu voz vibre sobre mi pielallá donde has permitido que lleve mis pasos.Haz que no me sostenganmis piernas, ponme los pelos de punta, rompelos velos que me he impuestoy me impiden palpar de veras.Déjame sumido en la amnesiay oriéntameSigue leyendo «Soñador o arquitecto»

Verdadera vigilia

¿Cómo puedo no vibrar ante el milagro perpetuo? Veo, palpo, amo; luego no existe derecho al desprecio. Caminamos y podemos sentir la ráfaga de la realidad que no cesa, extendiendo una paz inmutable con violencias siempre nuevas, siempre hermosas. Y también sobre nuestros labios, brazos y rostros descendió el don de ejercer aquella violencia, deSigue leyendo «Verdadera vigilia»

Oh montaña

(En el mirador de Luis Rosales, Sierra de Guadarrama) Mundo inconmensurablede montañas que dormitan ahogadas en vapor,que esperan al sol para lucir sus faldasy son mientras hostiles y hermosas en su hostilidad. Oh montaña: nos has dado túhoy tu viento, tu murmurar, el esperanzador canto de tus aves.Nos has dado esta noche tu frío ySigue leyendo «Oh montaña»