Honorarios

Se apaga la luz.Se encienden las sombras.El amor se ha idoy ha dejado atráslos cadáveres ranciosde todo lo que me dejé robaren nombre de un diosque solo a los dos pertenecíaque hacía nuevas todas las cosaspara quien todoera posible.Le pusimos nombre propiole cantamos los dulces sueños al oídoy lo matamossin honoresuna madrugada de resaca.¡Cuánto másSigue leyendo «Honorarios»

La nada

Tenía solo 12 años y su cabeza le dolía de una forma nueva, mientras sentía un líquido caliente que lo inundaba todo. Ya no le quedaban dudas de que ese era el momento final, en el que su alma pronto avanzaría hacia mundos que su cuerpo jamás podría conocer. Cerró los ojos con lentitud, intentandoSigue leyendo «La nada»

Escribo

No escriben los que pueden, los que quieren, o los que “saben”. Escriben aquellos que lo necesitan. El escritor necesita escribir para vivir, como necesitamos el agua, el alimento y el amor. Un escritor que no puede jugar con las palabras, se enferma, pierde el interés por todo o pierde la razón. Muere de aSigue leyendo «Escribo»

Si mañana fuera a morir

Si mañana fueran a acabar mis días,tomaría hoy nuestro café postergado,dejando el último tragopara saborearlo en soledad. Usaría esta noche mis zapatos preferidosy untaría mi cuerpo en aceitosas cremas,lento,para demorar las arrugas secas de la muerteen la piel. Me hundiría a dormir en sus cabezas limpias,para dejar esta tierra,respirando el olor que conocíel día queSigue leyendo «Si mañana fuera a morir»

Deseos

Cuando sea chica,iré a la escuela los sábados y los domingos,mientras que el resto de los díasconformarán un abultado y divertidofin de semana.Mi madre me regalarátodos los vueltospara comprar golosinas.El viejo de la bolsa,como el muñequito tonto en la teleque anunciaba el horario de protección al menor,habrán sido jubilados.No habrá figuritas difícilesy la piñata tendráSigue leyendo «Deseos»

Esos días

Por mucho tiempo,los confundimos con una enfermedad,una sombra que nos nublaba la mente,separándonos de la manada,volviéndonos irracionales,impuras.Así los bautizaron,como si fueran ajenosal resto de los días de nuestro calendario.Como si no contaran,o no valieran la pena.Mientras transcurrían,nos dijeron queno podíamos hacer mayonesa,ni refrescarnos en la pileta.Tampoco bañarnos,ni tomar aspirinas.“En ese estado no pueden pensar”,aseguraron.Nos enseñaronaSigue leyendo «Esos días»

Madres que escriben

La concentración que busca el escritornos es vedada a nosotraslas madres.Somos pancomidopor la sangre de nuestra sangreaunque luego faltepara nosotrasración de una misma.Somos origen y sacrificio.Donación y renuncia.Agua y furia.Vida y misterio. Somos poetascautivasque escribimosa fuerza de las migajasque caen de las mesasde nuestros señores. Flora Aliaga@floraaliagaescritoraLeer sus escritos