Litúrgicos

En medio de un silencio intempestivo,nuestras miradas hundieronuñas, pies y manos en tierra volcánicaY nos brotaron claveles de la gargantaque cantaron en códices de amorlos secretos de todas las artes Fue entonces que pudimosclarificar la noche,Alzar nuestros cráneosllenos de últimos versosY brindar… Por los relojes que detuvimosy remojamos en vino calienteEn busca del ideal inmortalDeSigue leyendo «Litúrgicos»

Nite Fina

Sábado. ¡Qué puto calor! ¿A quién se le ocurre salir a las seis? Es la peor hora para estar en la calle. ¿Qué hago yo asándome aquí? Ojalá no tarde mucho este man… Seguía con la mirada una hilera de hormigas mientras esperaba a “Nite fina” (tampoco lo entendí al principio, pero así me habíaSigue leyendo «Nite Fina»

Una frecuencia llamada miedo

«I’m talking fear, fear that love ain’t livin’ here no moreI’m talking fear, fear that is wickedness or weaknessFear, whatever it is, both is distinctive»Kendrick Lamar Cargó ese fusil viejo con la naturalidad de quien ha hecho de ese automatismo una parte de sí mismo. Era una de las tantas armas que estaban expuestas enSigue leyendo «Una frecuencia llamada miedo»

Revelaciones onsen

Todas estábamos desnudas, pero nadie miraba a nadie. En el onsen eso no era importante. La vergüenza juguetona de las mujeres japonesas se esfumaba cuando la desnudez era el status quo. Lo importante era el ritual de limpieza, nadie entraba a una piscina sin antes haberse hecho un lavado exhaustivo. Cada una se sentaba enSigue leyendo «Revelaciones onsen»

Historia de nadie I / Brenda

Quizás se llamaba Brenda. Lo cierto es que, todo el brillo de la juventud de sus ojos se lo había robado su frente, siempre húmeda, agazapada tras el mostrador para palmear tortillas de maíz día tras día en la monotonía de ese pueblo vacío. Bajo sus largas pestañas caídas asomaban dos supernovas que nacieron enSigue leyendo «Historia de nadie I / Brenda»

Poros, Penia y Sánchez

Dejemos una cosa clara: enamorarse no es amar. Eso le pasa a cualquiera. No tiene mérito ninguno. No se trabaja para ello, simplemente se experimenta. Es una acción inconsciente, un acto que intimida a la razón y la reduce a la más vasta nada cuando se encuentra ante las entretelas de las pasiones humanas. NadieSigue leyendo «Poros, Penia y Sánchez»